Desde la municipalidad aseguran que gracias al empleo de los cascos con cámaras los agentes de control vehicular y tránsito ahora realizan un promedio de 180 multas por día. Antes era de 70.

La estadística dura dice que el incremento fue de 175% en cuanto a las multas labradas por los agentes de tránsito de la municipalidad capitalina que ahora cuenta con los cascos dotados de cámaras y una tecnología digna de robocop.

Hasta fines de agosto, ante de que llegaran los cascos con cámara, la cantidad de actas en papel rondaban las 70 y “se sumaron 110 fotomultas a partir de la implementación del Sistema de Infracciones por Cámara Movil”, indican desde la municipalidad, y además detallan que “la infracción más común de los conductores salteños es estacionarse en lugares prohibidos”. En poco más de un mes de uso de esta tecnología vigilante se pudo reconocer 3.094 casos de conductores que detuvieron sus motos, autos y camionetas en cuadras donde estaba instalada la señal de prohibido estacionar. La doble fila es el otro gran problema, 530 automóviles fueron detectados en esta falta.

Compartir
Artículo anteriorAsí no
Artículo siguientePiña va y piña viene