El caso de la mujer hallada en la terminal en septiembre del año pasado está por ir a juicio y se está determinado cuál será la calificación legal que se dará a los ilícitos perpetrados por su esposo.

El domingo 24 de septiembre del año pasado en la Terminal de Ómnibus de la ciudad de Salta, fue encontrada por sus hijas una mujer que escapaba de su marido, Héctor Flores, tras haber sufrido varios años de torturas y violaciones.

Desde esa fecha hasta el día de hoy se avanzó con la investigación penal preparatoria. La fiscal de Violencia Familiar y de Género interviniente, Liliana Jorge, consideró que se reunieron los elementos necesarios para acusar a Flores de lesiones leves, privación ilegítima de la libertad y uso de armas.

Por su parte, la querella llevada a cabo por Patricia Aguirre sostiene que los delitos por los que se lo debe imputar son tentativa de femicidio, reducción a la servidumbre, abuso sexual con acceso carnal y gravemente ultrajante, más los cargos que la fiscal ha considerado en su acusación.

Aguirre dijo: “Nos encontramos en la etapa de la remisión de la causa a juicio, donde ya presentamos nuestra acusación como querellantes. Es un momento muy importante porque será el Juez de Garantías quien tendrá la obligación de evaluar el caso dentro de contexto de violencia de género, analizando cada hecho ilícito con perspectiva de género y aplicando la jurisprudencia y parámetros dispuestos por la Corte Interamericana de Derechos Humanos”.

Además la abogada agregó: “ Es necesario que la labor judicial proteja genuinamente a las mujeres sobrevivientes, víctimas de violencia de género sostenida en el tiempo y víctimas de sus propias parejas”.