Foto: Lu Soria - Facebook Viento de Oriente

Noche de viernes y toca (junto a Marilina Bertoldi) Viento de Oriente, una banda que en formato solista tiene a Solana Bello en guitarra y voz compartiendo sus canciones. Conversamos con la joven cantautora antes de la presentación. (R.E.)

Solana Bello, Sol Bello en las redes sociales, o Viento de Oriente —Solana significa “viento del este”— como se la conoce en el acotado mundo de la música emergente de Salta, tiene 19 años; comenzó desde pequeña a cantar, luego se interesó por aprender a tocar guitarra, hace unos años ganó un concurso en la TV y después se animó a cantar en público, primero con amigos, y posteriormente a girar por distintos escenarios “under” de la capital salteña, donde toca acompañada por una banda, o sola con la guitarra al hombro; hace algunas versiones de canciones indie que le gustan, y también canta composiciones propias. Este viernes 4 de mayo será quien acompañe en la noche de El Teatrino a la otra solista, Marilina Bertoldi, que llega desde Buenos Aires por primera vez a Salta.

Todo esto lo conversamos un par de tardes atrás, en un banco del Paseo de los Poetas, luego de que Sol saliera de un ensayo para otro evento: la presentación de una muestra fotográfica que tuvo lugar el jueves, en Casa de la Cultura. Esa noche participó junto a otras solistas y bandas locales para el cierre de la jornada.

Quien está atento a la movida emergente en la música de la ciudad, ha podido notar, seguramente, que en los últimos meses las presentaciones de esta joven cantante han sido constantes, y a pesar de que está hace muy poco compartiendo fechas con músicos, músicas y cantantes que ella asegura ya conocía y de alguna manera admiraba (nos menciona a Cele Martin, por ejemplo), su presencia en el escenario no delata que sea una “novata”, al contrario, posee una voz cálida y una soltura particulares se aprecian en sus presentaciones en vivo.

En cuanto a su breve recorrido por la música, hasta ahora, Sol nos comenta: “el año pasado toqué con tres bandas, una de blues, con la que hacíamos covers, después me sumé a Astronautas Olvidados, una banda más del indie, y el proyecto con el que ahora trabajo, que es Viento de Oriente, donde hacemos mis temas y algunos covers”. En cuanto a su versión como solista —la que podremos escuchar en El Teatrino— dice: “Yo ya tenía unos temas, pero nunca los había tocado en vivo, había hecho una selección de los que quería que se escuchen y justo se dio que me llamaron para participar de un SOFAR, creo que en noviembre y ahí fue la oportunidad para presentar mis temas”. Esa fue su primera presentación como solista con un repertorio exclusivamente propio, porque nos cuenta que antes de eso tocaba “algunos temas cuando amigos me invitaban a subir al escenario, pero no eran fechas mías, eran en bares, como La Musa”, lugar que tenemos al frente mientras conversamos.

Astronautas Olvidados

Seguimos la charla por otros aspectos de la musicalidad que no suelen abordarse demasiado, o tal vez no con demasiada constancia, como la falta de lugares para producir, o los inconvenientes de la autogestión, algo que en los últimos años, ha ido modificándose en la ciudad. “Ahora me di cuenta, tal vez porque estoy más metida en esto, que creció un montón porque tal vez antes no había muchos lugares para tocar, era más complicado, porque en Salta al tener tan presente el folclore es un poco más difícil entrar con un estilo de música que quizás no se lo puede definir; entonces yo no tenía muchas expectativas pero como se fue dando y salieron lugares para tocar. Lo mismo pasa con amigos míos, con algunos de los que comparto escenario, o quienes organizan eventos, todos como que tenemos la misma edad y eso es algo que también nos impulsa a crear. Hay gente desde los 16 años que es parte de una misma movida y como que ya entre nosotros comenzamos a generar esos espacios; porque si no nos movemos nosotros es como que queda todo ahí…”, comenta mientras el ruido de unas motos silencia por un momento la conversación.

Cambiamos un poco el tema y pasamos a hablar de música y gustos personales, nuestra entrevistada reconoce que escucha y escuchó varios estilos y vertientes (en algún momento reggae, en otro punk, y rock nacional, por ejemplo), pero también nos dice que hoy se siente más influenciada por el indie “porque siento que es una música más libre, porque tenés un repertorio que puede ser más balada, o más punkie, todo en un mismo tema, sin la necesidad de una estructura rígida. Eso es lo que me gusta, la variedad de crear y experimentar”.

Actualmente Sol está trabajando con una productora (LevelZ Music) el proyecto en formato banda de Viento de Oriente, con planes de grabación para los próximos meses. Será un EP de cinco o seis canciones: “Va a incluir unos covers reversionados con una onda más rock alternativo y también temas míos”; también harán un video promocional que lo filmarán en las siguientes semanas, algo que nos cuenta como para ir cerrando la charla, que prometemos extender antes de la presentación de ese material.

Entonces el futuro cercano está en pensar la presentación y Sol nos confiesa que en un futuro no muy lejano tiene ganas de salir de la provincia, visitar otros lugares, vivir otras experiencias y aprender todo lo que pueda para seguir creciendo musicalmente. Esa es una constante en las nuevas generaciones artísticas locales, porque esta ciudad si bien cuenta con una movida emergente que va creciendo, todavía queda algo chica para proyectar el talento que no sea muy cercano al folclore o esté del lado gubernamental del arte. La realidad es esa, en Salta el escenario es chico, o de repente, más temprano que tarde, por más autogestión y esfuerzo que se hagan, queda chico.​