Macri llegó de la gira asiática y ya se alista para viajar a Ecuador. Mañana irá a la asunción de Lenin Moreno como presidente y volverá para estar en los actos por el 25 de Mayo.

Recién llegado del extenuante viaje que lo llevó a Dubái, China y Japón en los últimos 11 días, el presidente Mauricio Macri ya prepara nuevamente las valijas.

Mañana por la noche, el primer mandatario viajará a Quito, Ecuador, para asistir al traspaso de mando entre Rafael Correa y Lenin Moreno, electo presidente de ese país en los comicios del pasado 2 de abril. La elección de nuevas autoridades de la Unasur y, por supuesto, la crisis que sacude a Brasil, serán parte de la agenda de un viaje que será breve: el jueves, el Presidente estará en la Catedral metropolitana para escuchar, en el marco del tradicional Tedeum del 25 de Mayo, la homilía del cardenal Mario Poli.

En principio, la visita del Presidente al país vecino está planeada para mañana por la noche. Los términos de esa visita fueron parte de la conversación entre Correa, la vicepresidenta Gabriela Michetti y el jefe de gabinete, Marcos Peña, el miércoles en Casa Rosada. “Tenemos que resolver la sucesión de Unasur”, dijo el todavía presidente ecuatoriano a los periodistas al salir del encuentro.

El miércoles, Macri estará en la asunción de Moreno, se reunirá con representantes del Congreso y la Justicia ecuatorianos y participaría, además, de un almuerzo de presidentes y una probable reunión informal de Unasur. ¿Se hablará de la situación que vive Brasil, con su presidente Michel Temer salpicado por graves denuncias de corrupción? “De manera oficial no, pero va a estar en las conversaciones”, aclaró una fuente oficial.

Macri, que propondría al actual embajador en Chile José Octavio Bordón como nuevo secretario de Unasur, insistirá en su reclamo de elecciones en la Venezuela de Nicolás Maduro, una iniciativa que Correa (y también su inminente sucesor) acepta pero a regañadientes y con condiciones.

La presencia de Maduro no está confirmada, aunque los medios ecuatorianos dan por hecho que sí estarán en Quito Macri, Michelle Bachelet (Chile); Juan Manuel Santos (Colombia); Evo Morales (Bolivia) y Horacio Cartes (Paraguay).

El periplo presidencial por Ecuador terminará en la noche del miércoles, cuando está previsto que retorne a Buenos Aires. Es que el jueves 25, a las 10, el Presidente caminará junto con su gabinete de ministros los 200 metros que separan a la Casa Rosada de la Catedral Metropolitana, donde el padre Poli, arzobispo de Buenos Aires, conducirá la ceremonia relativa al aniversario de la Revolución de Mayo.

En el Gobierno aseguran que Macri irá a escuchar a Poli -cercano al papa Francisco – sin temores. “Estamos tranquilos, la relación de la Iglesia con distintos sectores del Gobierno es muy fluida, y estamos atentos a sus pedidos en temas como los comedores y las adicciones, en los que trabajan mucho”, afirmó una fuente de la Cancillería.

De todos modos, en la Casa Rosada descuentan que Poli hará alusiones a las situaciones de pobreza y desempleo que se viven en el país. “Pero siempre con un tono constructivo. así lo tomaremos”, expresaron, conciliadores, fuentes del Gobierno.

Hoy, el Presidente encabezará una reunión de coordinación en la Quinta Presidencial de Olivos, a la que llegó pasadas las 20 de ayer, cansado y sin deseos de posar para las fotos después del viaje.

“Tiene una adhesión minoritaria.” De ese modo, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, se refirió a la ex presidenta Cristina Kirchner, que aún mantiene el suspenso en torno a su candidatura a senadora. “Expresa una minoría activa, natural después de 12 años de gobierno. Al fin y al cabo, Menem, en 2003, salió primero en las presidenciales”, dijo Peña.

Fuente: La Nación