El contador de la familia Kirchner dijo que el ex juez benefició al matrimonio presidencial en un expediente por enriquecimiento ilícito.

El contador del matrimonio Kirchner, Victor Manzanares, dio cuenta ante el fiscal Carlos Stornelli que el ex juez Norberto Oyarbide  manipuló una pericia clave que le permitió sobreseer a Néstor y a Cristina en una causa por enriquecimiento ilícito, pese a que el patrimonio del matrimonio había crecido un 158% solo en 2008.

Manzanares relató cómo el entonces juez le dio instrucciones sobre la forma en la que debía confeccionar la pericia de la defensa, es decir, de los Kirchner. La misma fue luego utilizada por Oyarbide para firmar la declaración de inocencia del exmatrimonio presidencial. La declaración del contador podría volver a poner al exmagistrado en la mira de la Justicia.

En agosto de 2018, el propio exJuez sorprendió al revelar que “le apretaron el cogote para sacar las cuentas de los Kirchner”. Oyarbide es uno de los imputados en la causa ya que aparece en varias páginas de los cuadernos redactados por Oscar Centeno, exchofer de Roberto Baratta. “Ya se van a enterar, ya se van a enterar”, repitió al retirarse de los tribunales ese día.

El contador no solo cargó contra el exjuez, sino que habló de la fortuna de Daniel Muñoz, exsecretario privado de Néstor Kirchner. Sostuvo que él, como su esposa, la arrepentida Carolina Pochetti, y sus testaferros, tenían mucho más que US$ 70 millones y brindó detalles de más inversiones, sociedades y otros fondos.

El acuerdo para convertirse en imputado colaborador ya fue firmado por Stornelli, pero aún resta la homologación por parte del juez Claudio Bonadio.

Manzanares manejó los números de la familia Kirchner durante años desde Santa Cruz, el bastión K. Lo hizo cuando ambos ocupaban cargos en la provincia como cuando pasaron a la Casa Rosada. Está preso desde 2017, cuando el juez Claudio Bonadio ordenó detenerlo en la causa Los Sauces ya que habría ordenado depositar fondos en cuentas que no estaban informadas a la Justicia.