El Gobierno reflotó la reforma previsional gracias a un nuevo acuerdo con ocho mandatarios provinciales. La reunión se extendió durante más de tres horas y tras ella se confirmó que llamarán a una nueva sesión especial para el lunes 18 a las 14.

A la salida del cónclave que se desarrolló en el despacho del presidente de la Cámara, Emilio Monzó, el gobernador de Entre Ríos, el peronista Gustavo Bordet, afirmó que los legisladores de Argentina Federal bajarán al recinto y darán quórum. “Se va a ampliar a través de una asignación específica para compensar la diferencia que pueda tener con el sistema de actualización que está en la ley. Esto beneficia a 9 millones de jubilados y hace que absolutamente nadie pierda dinero, con lo cual no se está ajustando sobre el sistema previsional, que era la preocupación”, explicó.

Bordet además confirmó que el oficialismo intentará aprobar el mismo texto sin modificaciones y que “el instrumento compensatorio sería un decreto que se dictaría inmediatamente después de que se apruebe la ley”. El diptuado de Cambiemos Mario Negri amplió que será un bono que se otorgaría por única vez a los jubilados que ganan menos de 10 mil pesos y a los beneficiarios de la AUH. “Creo que es un acuerdo que satisface los requerimientos que se estaban planteando, con lo cual deja muy buena expectativa para la aprobación de la ley”, dijo Bordet.

Con la sesión caída y el remanente del escándalo político desatado ayer flotando en el aire, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio; su par de Hacienda, Nicolás Dujovne; y el secretario de Coordinación Interministerial, Mario Quintana, convocaron a todos los gobernadores a una reunión en el despacho del presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó.

Sin embargo, pocos opositores respondieron a la convocatoria y los que acudieron ya habían jugado con el gobierno en la sesión. Apenas ocho gobernadores acudieron: los oficialistas Gerardo Morales (Jujuy), María Eugenia Vidal (Buenos Aires) y Horacio Rodríguez Larreta (Ciudad de Buenos Aires), sumados a Omar Gutiérrez (Neuquén), Juan Manuel Urtubey (Salta), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Domingo Peppo (Chaco) y Rosana Bertone (Tierra del Fuego), según informó la agencia oficial Télam.

Según dejó trascender el Ejecutivo, el objetivo del encuentro era reabrir “un espacio de diálogo en relación a la reforma previsional, cuyo tratamiento estaba previsto para ayer en la Cámara baja”. Ya llevan tres horas de deliberaciones y todo hace presagiar que se prolongará en una negociación muy difícil.

Ayer, tras el levantamiento de la sesión en Diputados que había sido convocada para tratar la norma que ya cuenta con media sanción del Senado, el Gobierno analizó recurrir a un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU), algo que fue rechazado de plano por la principal aliada política del Gobierno, Elisa Carrió.

Finalmente, Macri se inclinó por insistir ante los gobernadores para que, a través de sus diputados, den quórum y voten la reforma previsional, en una sesión que –si se logra arribar a un consenso– podría ser convocada para el lunes próximo.

Fuente: Página 12