Cambiemos buscará sancionar hoy la nueva fórmula para actualizar los haberes previsionales. El panorama en el Congreso estaría despejado para convertir en ley la iniciativa.

Cambiemos buscará sancionar hoy la nueva fórmula para actualizar los haberes previsionales, tras 96 horas de tensión desde que el oficialismo levantó el jueves pasado, ante una insólita escalada de dudas y trifulcas varias, una sesión que contaba con el quórum reglamentario. Después de nuevas negociaciones entre Gobierno y provincias, el panorama en el recinto estaría despejado para convertir en ley la iniciativa, que ya cuenta con el aval del Senado.

Sin embargo, y más allá del papelón que pincelaron los diputados la semana pasada -en especial, los del kirchnerismo-, los movimientos de los últimos días consagrarán hoy una nociva forma de hacer política, con un innecesario sistema “preceptor in situ” de Casa Rosada y de gobernadores sobre los legisladores.

“Acá se armó un acuerdo semanas atrás entre Nación y 23 provincias. El número sobró en el Senado y en la otra cámara también estaban los votos. ¿Qué necesidad hubo, el viernes pasado, de convocar a los gobernadores al Congreso? ¿Por qué ofrecen concesiones sobre algo que estaba firmado? Espero que mandatarios y funcionarios no vengan al Parlamento para otra foto, ya que van a dejar muy mal parados a todos los legisladores y los van a dejar como alumnos de primaria”, señaló un operador top a Ámbito Financiero.

De hecho, en las últimas horas, algunos mandatarios pusieron en duda su presencia en la Ciudad de Buenos Aires. En el abanico de vaivenes, la lupa del oficialismo en Diputados apuntó al bloque del PJ que comanda el salteño Pablo Kosiner. “Otorgamos modificaciones en la reforma tributaria -también se votará hoy- y lo mismo haremos con el Presupuesto, pero la respuesta fue diferente a la que dio el justicialismo ‘racional’ en el Senado. El problema de ‘empalme’ lo tienen ellos, no nosotros”, disparó con ironía un legislador de Cambiemos, tras los pedidos del justicialismo de compensar a jubilados por el desfase entre la actual fórmula previsional y la que propone el Ejecutivo.

El nuevo “compromiso” firmado el viernes pasado en Diputados involucró a los gobernadores de Buenos Aires, Tierra del Fuego, Neuquén, Entre Ríos, Jujuy, Mendoza, Chaco y el jefe de Gobierno de la Ciudad; a los titulares de los interbloques de Cambiemos y de Argentina Federal; a legisladores de 15 distritos; y a los ministros del Interior, y de Hacienda, junto a otros funcionarios nacionales.

Allí, los firmantes aseguran el tratamiento del temario del jueves pasado. Primero, jurarán los legisladores que no pudieron hacerlo el 6 de diciembre pasado. Luego, se pasará a la iniciativa previsional, para continuar después con la reforma tributaria. Para lo último quedarán la autorización al presidente para ausentarse del país durante 2018 y la votación de los integrantes del Comité de Lucha contra la Tortura. Curioso: el último debate es sobre un protocolo ratificado por la Argentina en 2004 -y con ley desde 2012- que quedó en stand-by tras una prolongada siesta de los tres gobiernos K, tema que dio a conocer este diario el 11 de abril pasado.

Para el quórum será clave, así como le fue el jueves pasado, la “ayuda” real de parte del intebloque “Argentina Federal”, que engloba al PJ -19 diputados- y a legisladores que responden a los mandatarios justicialistas de Tucumán (Juan Manzur) y de Córdoba (Juan Schiaretti), y al misionero Hugo Passalacqua (Frente Renovador de la Concordia), entre otros. Con pegoteo extra de santiagueños, algún monobloque silvestre y la mini tribu de Martín Lousteau, Cambiemos -orden directa para llegar en auto y evitar problemas con los vuelos- debería contar al momento de iniciar la sesión con 135 diputados.

Una vez sancionada la ley, el Ejecutivo pactó el decreto con bono adicional para jubilados y pensionados con haberes inferiores a $10.000 y beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo. El “amortiguador” alcanzará a más del 70% de los jubilados y pensionados y al 100% de la AUH, y será abonado en el mes de marzo.

El desenlace del polémico debate se dará con tres fallas claras de Cambiemos. La primera es que una parte de funcionarios nacionales, provinciales y municipales del oficialismo prometieron desde hace dos años, y en muy pocos casos con relativo éxito, “achicar” un Estado fofo desde hace décadas, situación potenciada por el kirchnerismo post crisis.

Después de un exacerbante gradualismo, el Estado ajustará en uno de los últimos lugares en los que hay que hurguetear: si bien es cierto que la mecánica actual llevaría a la inviabilidad del sistema jubilatorio en el mediano plazo, Cambiemos podría haber apurado a la comisión bicameral que creó la Ley de Reparación Histórica de 2016, que tiene hasta 2019 para presentar un proyecto de reforma integral. De hecho, es contradictorio contar con ese mecanismo y querer apurar una nueva fórmula de actualización.

El último punto de las fallas fue la poca disposición de los funcionarios que debieron dar la cara por el proyecto. Desde el Congreso, las miras de la oposición e incluso del oficialismo apuntaron al titular de la ANSES, Emilio Basavilbaso, tal como indicó este diario semanas atrás, cuando se dio el debate en el Senado. Otros también miran con bronca a María Eugenia Vidal y a Horacio Rodríguez Larreta, mandatarios que firmaron el consenso fiscal y que aportaron poca defensa a Mauricio Macri en las últimas semanas.

Si Cambiemos logra el quórum necesario, la oposición activará un festín de cuestiones de privilegio -totalmente desvirtuadas en los últimos años, pero avaladas por el reglamento- para intoxicarle la sesión al presidente de la cámara y peronista con témpera PRO, Emilio Monzó, quien el jueves pasado cometió el error de caer ante la tentación pugilística que le ofreció el virulento exradical Leopoldo Moreau, hoy mano derecha de la senadora Cristina de Kirchner.

El Frente Renovador, en tanto, lamentó en las últimas horas el abrazo entre José Ignacio de Mendiguren y el jefe del Frente para la Victoria, Agustín Rossi, tras la caída de la sesión. “Justo cuando empezábamos a despegarnos del pasado, volvemos a patinar”, sentenció un asesor del bloque. No obstante, el exlegislador y aún líder de ese espacio, el serpenteante Sergio Massa, reapareció después de semanas de silencio y no mostró remordimiento por la sintonía de las últimas horas con el kirchnerismo. Una situación similar se dio un año atrás, con el Impuesto a las Ganancias.

Fuente: Ámbito