A 5 años de la desaparición de María Cash, su madre pidió la intervención del FBI. Aseguró que sólo la familia llevó adelante las tareas de búsqueda en las que murió su marido. También hizo referencia a la situación de impunidad en Salta.

Se llama María del Carmen Gallego y fue invitada a almorzar al programa de Mirta Legrand. Allí pidió ser recibida por el presidente Macri y que el estado argentino gestione la participación del FBI estadounidense en la investigación.

“Es muy duro porque no sólo se cumplen cinco años sin saber de ella sino que entremedio, hace dos años, murió mi marido buscándola”, aseguró la mujer se quejó de que toda la búsqueda “la hemos hecho, prácticamente desde el principio, nosotros” y, transcurrido este tiempo, “la Justicia no dice nada”. “Hay más o menos 50 fojas de tinta (en el expediente judicial), que si se ponen a mirar no, llegamos a nada”, contó.

La mujer relató que la familia no tiene abogado querellante “porque no tenemos plata, mi marido había dejado de trabajar y todo (sus bienes) se nos fue (en la búsqueda)”, y reclamó que el Gobierno Nacional le asigne un letrado porque “al no tener querellante, no hay nadie que esté pinchando permanentemente al juez” para que impulse la causa, quien, dijo, “nunca nos recibió”.

La madre de María Cash fue contundente en asegurar que “yo creo que está viva, pero no sé dónde”, y deslizó que la trata de personas “puede ser” el motivo por el que la retienen, porque “aunque tenía 29 años en ese momento, parecía más chica”.

La mujer relató que la última vez que ella y su fallecido esposo hablaron con María fue el 8 de julio de 2011 y ratificó que es su hija la mujer que puede verse bajando de un camión en un paraje desolado de Salta ese mismo día, en el video de una cámara de seguridad.

“Pensamos que le han robado, que le pasó algo que le hizo perder la memoria” y que alguien aprovechó este momento de vulnerabilidad, dijo.

La mujer advirtió además que son 180 los casos de chicas muertas en Salta cuyos juicios “están parados”. “En el video se ve bien que ella no sabía dónde ir, estaba perdida”, agregó la madre de María.