La reapertura de la causa de Yanina y Luján Peñalva sumaría nuevos elementos en los próximos días teniendo en cuenta la existencia de una denuncia que podría ser conexa al hecho, de acuerdo a lo informado por el abogado patrocinante de la familia Peñalva, Pedro García Castiella.

García Castiella insistió en el programa “Día de Miércoles”, con la necesidad de que se realice la reconstrucción mecánica del hecho, teniendo en cuenta que nunca fue dispuesta por la justicia, lo que sumado a otras causas periféricas dan sustento a descartar la carátula de doble homicidio por la cual se había cerrado la causa oportunamente.

“Hay una gran batería de medidas que estamos solicitando, la mas importante es la reconstrucción del hecho, que no se hizo en su momento. Reconstrucción mecánica y material, no virtual; porque ya se hizo en forma particular por la familia una prueba experimental de parte, y es imposible por la altura de la rama y la mecánica de polea, no hay forma de que el suicidio doble se dé en este caso. Sumado a muchas otras circunstancias periféricas que nada indicaban la intención de suicidio. Lo más importante es esta reconstrucción para demostrar que no es posible que haya ocurrido como la historia de la causa lo cuenta hasta ahora”- señaló el abogado.

Explicó también que: “Los estudios que se hicieron en Florida, si bien no tienen jurisdiccionalmente una validez formal aquí, pero al ser científicos, y con el uso de una tecnología mas avanzada que a la que se puede acceder acá, y menos  a la que podía accederse en el año 2.011; se han logrado cuestiones que se pueden reconstruir aquí” – y agregó e letrado- “Hay varios aspectos que vamos a solicitar que se hagan, algunos se hicieron y pediremos que se hagan nuevamente, y otros que no; muchos puntos para dilucidar cuestiones muy extrañas en la causa, por ejemplo se me ocurre, manchas en el pantalón de Luján que en vez de bajar, suben. La lividez cadavérica que informan desde Florida, se produce no es la habitual de si hubiese estado colgada, tendría por ejemplo que tener rigidez en las piernas, y la lividez se da como si hubieran estado acostadas. Todo eso se puede volver a analizar

Las pruebas de ADN, figuran como uno de los procedimientos que podría disponer la justicia, las cuales podrían  practicarse únicamente en el cuerpo y pertenencias de Luján Peñalva, teniendo en cuenta que el cuerpo de Yanina Nuesch fue cremado y sus elementos personales fueron retirados por la familia del juzgado interviniente.
García Castiella fue categórico al afirmar: “Yo de lo que estoy seguro, convencido, es que no fue un suicidio, se va a demostrar un homicidio”

 

Los hechos
Yanina y Luján fueron encontradas ahorcadas el lunes 16 de julio a un árbol en el barrio San Carlos de la capital salteña donde vivían. La última vez que fueron vistas con vida fue el sábado 14 de julio, cuando salieron del barrio, rumbo al macrocentro de la ciudad, para encontrarse a almorzar con el padre de Peñalva. Como estaba ocupado, le pidió que lo esperara, y Luján se fue con su amiga y no volvió más.

El lunes a la noche, horas después de la aparición de los cuerpos en un descampado a 20 cuadras de sus casas, el comisario general Marcelo Lami reveló a Diario Clarín que “hay un problema familiar que los padres no quieren contar”. Por su parte, el juez Pablo Farah, hizo público el resultado de las autopsias: “No se observan signos de violencia, ni violación”, confirmó. Horas después, cerca del mediodía, Luján y Yanina comenzaban a ser veladas por separado.

La Justicia salteña en dos año calificó  el caso como suicidio, y archivó la causa penal por la muerte de las jóvenes. Fue en un primer lugar el juez Pablo Farah y luego el juez Pablo Arancibia, quienes dispusieron el archivo de la causa caratulada “muerte dudosa” tras concluir que se trató de un pacto suicida. Los padres de Yanina coincidieron en la hipótesis del suicidio, mientras que los familiares de Luján siempre abonaron la teoría de  que ambas fueron asesinadas.

Al momento de los hechos, Luján salía con Ezequiel Fredes (23), mientras que Yanina estaba de novia con un chico de 17 años (denominado I.G.), todos del barrio San Carlos. Fue Angélica Peñalva, quien reveló dos años después de la muerte de su sobrina al sitio “Salta entre Líneas”, que una joven llamó en forma anónima al 911 involucrando a Ezequiel Fredes “por maltratos y golpes”, y agregó que había otra chica viviendo fuera del país y con tratamiento psicológico, también por los maltratos que sufrió durante la relación con el joven. “No es que nosotros queramos involucrar a Ezequiel Fredes pero fue el primer sospechoso y jamás se hizo un allanamiento a su vivienda”, enfatizó Angélica en su momento.

Una causa por violencia que reaviva sospechas
En el programa “Día de Miércoles” el abogado de la familia Peñalba, Pedro García Castiella confirmó la existencia de una causa en el Juzgado Nº 2 de Violencia Familiar a cargo de la doctora Mónica Naranjo, en contra de quien fuera novio de Luján Peñalava, a raíz de denuncias realizadas por otra joven quien habría mantenido una relación con el mismo, y habría sufrido hechos de violencia. La Justicia en este caso como otros, no inició una causa penal paralela en este sentido.

Consultado el abogado sobre si esta causa, podría sumarse a la investigación por la muerte de las jóvenes, afirmó:  “Yo entiendo que si, por la similitudes que tiene con la metodología que se utilizó, el amedrentamiento y los diálogos que se producen en ese momento”

Respecto al papel desempeñado por el ex novio de Luján al momento de su desaparición y posterior hallazgo de los cuerpos, confirmó que la Justicia tomó su declaración “testimonial”, peo solo en calidad de testigo.

El abogado de la familia Peñalva es prudente al hablar de sospechosos en la causa, sobre lo cual indicó “no me quiero cerrar en ninguna hipótesis, el ABC de la investigación penal es no casarse con ninguna hipótesis, hay que investigar y revisar todo”, dejando con sus dichos que la justicia, en esta nueva etapa del caso, sea la encargada de tomar el toro por las astas para avanzar en el esclarecimiento del hecho.