Martín Sabbatella aseguró: “Armaron la burda mentira de un supuesto sabotaje para justificar despidos de trabajadores en el Hospital Posadas”. Las declaraciones del ex funcionario kirchnerista fueron respaldadas por antiguos trabajadores de la institución.

“Armaron la burda mentira de un supuesto sabotaje para justificar despidos de trabajadores en el Hospital Posadas”, aseguró el ex funcionario kirchnerista en su cuenta de Twitter.

“Difaman y persiguen trabajadores por su pertenencia política, mientras desguazan el Estado y lo ponen al servicio de las corporaciones”, añadió.

De igual manera se manifestó un ex directivo del Hospital. “No hay ningún sabotaje. El viernes, un médico tuvo un accidente con una silla de ruedas en la sala de resonancia e inventaron lo del sabotaje con el único objetivo de despedir trabajadores”, dijo Diego Spina, exdirector de Relaciones Institucionales del Hospital Posadas, durante la intervención del Dr. Martín Latorraca.

“Se difama, se injuria y se calumnia a trabajadores y funcionarios de nuestra gestión, porque están organizando el despido masivo, en particular, los que tengan militancia o simpatía con el kirchnerismo”, señaló Spina, según un comunicado difundido por Nuevo Encuentro.

Spina aseguró además que el director del Posadas, Alberto Díaz Legaspe, “sabe” lo que ocurrió. “Se lo informó el propio jefe del servicio el día sábado, que una silla de ruedas fue absorbida por el resonador luego de que un residente ingresara el viernes con un paciente a la sala, infringiendo las indicaciones que prohíben hacerlo”, detalló.

“Estamos preparando las denuncias penales por la gravísima difamación de la que somos víctimas y por la manifiesta discriminación y persecución de trabajadores por su pertenencia política”, explicó Spina.

Según se denunció, en una semana, en el centro de salud dejaron de funcionar los 25 ascensores al mismo tiempo, se produjo una descarga eléctrica que dañó todas las heladeras del vacunatorio y los más insólito: apareció una silla de ruedas incrustada en la boca del único resonador magnético en el centro de atención pública para esta zona, cuya reparación costaría unos 45.000 dólares.

El propio presidente Mauricio Macri dio instrucciones en la reunión de gabinete de hoy para presentar una denuncia penal contra los responsables de los presuntos sabotajes.

Fuente: La Nación