Si bien el PJ fue la fuerza que obtuvo más sufragios, Matías Cánepa del romerismo-saenzismo fue el precandidato a concejal más votado. Muchas actuaciones pálidas anticipan que la próxima formación del Concejo Deliberante tendrá varios bloques. (F.H.)

Una buena noticia para el intendente Gustavo Ruberto Sáenz fue el resultado de las PASO en el distrito capitalino, área de su incumbencia gubernamental. En la contienda a concejales, el candidato de su fuerza, Matías Cánepa, alineado con Sáenz vía romerismo, fue el que obtuvo la mayor cantidad de votos (10%). En el podio de precandidatos (no de fuerzas) hubo otra buena noticia para Sáenz, quedó para Alberto Castillo, candidato del PRO salteño, que atesoró el 7,7% de los votos.

Empero, la facción que cosechó más sufragios fue el Partido Justicialista (PJ), que con los votos de diecisiete listas fue el frente más elegido, atesorando prácticamente el 15% del total de elecciones efectivas. La mayor parte de los votos se concentró en el sector gremial, dos de sus referentes fueron de los más votados en la interna pejotista: Ernesto Alvarado del gremio de taxistas Sicotasa, y Arnaldo Abel Ramos de la seccional local de ATSA (Asociación de Trabajadores de la Sanidad Argentina).

Entre los precandidatos con performance electoral más pálida se encuentra Gustavo Serralta, cuadro técnico con llegada directa a ciertos recodos del Grand Bourg. Carente de carisma para plasmar su labor sistemática, Serralta cobró más visilidad por un video porno que denunció como operación de desprestigio que por sus iniciativas como edil en los últimos dos años. El otro que desilusionó fue Emilio Gutiérrez, presidente de la Federación de Centros Vecinales. Ocuparon el octavo y noveno lugar dentro de la interna.

Si de decepciones se trata, otro de los exintegrantes del original bloque ternario del PJ asumido en 2015 (Frida Foncesa, Gustavo Serralta y Gastón Galíndez), también fue víctima de la desagregación de aquella formación. Galíndez, recientemente arribado al oficialismo comunal, obtuvo apenas el 1,7% de los votos, rayando la proscripción para los que no alcanzan el 1,5%. También dentro de las listas de la línea del intendente fue desdibujada la imagen que dejó Rodrigo Monzo, del partido Primero Salta (encabezado por Ricardo Villada), que cosechó apenas un 2%.

Detrás del PJ y Matías Cánepa (Un cambio para Salta), la tercera fuerza con más votos fue el Partido de la Victoria -que en 2015 había sido la facción más elegida-, con un 9,6%. La interna se dirimió entre seis listas, habiendo un empate técnico entre Lihué Figueroa -actual edila- y Martín del Frari. Atrás quedaron el canillita Abel Moya, el vocalista y abogado, Fernando Ruarte, y Paola Salva. En último lugar quedó el carrero Fredy Flores Núñez con unos mil quinientos votos.

El radicalismo se posicionó como cuarta fuerza con el 8,4%, imponiendo a Raúl Córdoba como cabeza de lista de cara a las generales. En efecto, la línea del líder de la UCR en la provincia, Miguel Nanni, se impuso sobre el actual concejal, Alberto Castillo, perteneciente a la extracción que acompaña la tendencia interna de Rubén “Chato” Correa.

David Leiva, que hace dos años ingresó encabezando la lista más votada, del Partido de la Victoria (PV), fue de los que no acompañaron la salida del partido del frente del gobernador Juan Manuel Urtubey. Se presentó con Memoria y Movilización Social, acumulando un 7,9% (unos 20 mil votos). Párrafo aparte para la caída del PO, ahora como parte del Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT), que obtuvo un 5,7% de los sufragios, poco menos que el Salta Somos Todos de Alfredo Olmedo, que trepó hasta el 5,9%.

Ya debajo del PRO (7,7%), de Salta Somos Todos (5,9%) y del PO (5,7%), aparece el Frente Plural con un Matías Assennato que apenas araño los diez mil votos con un 4,1% de los votos. Lo siguieron el Partido Felicidad del tándem Miguel Isa-Mauro Sabbadini, con un 3,7%, el Frente Salteño con 3,6% y PaRes (nuevo nombre del PRS) con 2,1%. Luego aparecieron Monzo y Galíndez, completando la lista de los que competirán en las generales con el MST y el Partido Cultura, Educación y Trabajo.