Desde hoy comenzaran a distribuirse los nuevos billetes de $ 500. Se espera que ayude a terminar el desabastecimiento en cajeros. La elección por imágenes de flora y fauna nacional busca desideologizar la moneda según el macrismo.

La aparición del nuevo billete de 500 pesos tiene dos objetivos precisos por lo que declaran los funcionarios macristas. El primero es estrictamente financiero en tanto busca dejar atrás los problemas que enfrenta los bancos para mantener abastecidos los cajeros automáticos. Según los expertos, la capacidad de carga de la red de cajeros automáticos de todo el país se quintuplicará. “Indudablemente, esto ayuda a las entidades a reducir costos, pero además supone un ahorro en gastos de impresión para el BCRA y debiera generar mayor propensión al ahorro en moneda nacional”, sostuvo el economista Santiago Manoukian.

El otro aspecto es estrictamente político: se opta por imágenes de flora y fauna autóctona que según los funcionarios macristas servirá para “ser un punto de encuentro en el que todos los argentinos puedan sentirse representados, y a la vez busca crear conciencia sobre la conservación de la biodiversidad y la preservación ambiental”, destacó el Banco Central de la República Argentina.

La idea es resistida por otros, como el historiador Pacho O’Donnell, quien en diálogo con el programa Vuelo de Regreso, de Radio Milenium, admitió ayer su preocupación por la “deshistorización que supone eso de reemplazar a San Martín por una ballena”, en alusión a la proxima aparición de un billete de $ 200 con esa imagen.

El diario La Nación hizo una breve reseña de las características materiales del nuevo billete: “es 100% de papel de algodón con una leve tonalidad verdosa, y conserva el tamaño de la línea monetaria en circulación. En su anverso, diseñado en formato vertical, puede verse el retrato del yaguareté, y en su reverso, con formato horizontal, una imagen de la selva, su hábitat natural. Incluye estrictas medidas de seguridad, como una marca de agua que reproduce al yaguareté y al número 500, fibras fluorescentes a la luz ultravioleta y un hilo de seguridad que cambia del verde al azul.

A ella se sumarán, en octubre, el mencionado billete de $ 200 y, el año próximo, otro de $ 1000 que tendrá la imagen del hornero.