Desde el domingo 1 de febrero, el boleto de SAETA costará 3,25. Aumentará 75 centavos en relación al precio actual. La Autoridad Metropolitana de Transporte justificó la suba asegurando que necesita más dinero para dar un buen servicio.

Usted, que viaja todos los días en bondi hacia el laburo, el súper, al centro para hacer trámites o para donde sea que le dé la gana, sepa que tiene tres posibilidades ante la inminente suba de SAETA: una es pagar los 3,25 que costará el boleto a partir del domingo, como Dios AMT manda. Otra es jubilarse. La última es anotarse en la UNSa. Ya sabe que los jubilados y los estudiantes viajan gratis, y usted ya está grande para pagar primario.

Según informó el gobierno provincial el lunes por la noche, casualmente mientras Cristina Fernández hablaba en cadena nacional, la suba del precio se realiza “a los efectos de mantener constante la economía de la operación del servicio, debiendo considerar, para ello, la alteración de las variables económicas, los costos necesarios para la prestación y las inversiones, buscando garantizar la seguridad jurídica y los intereses de las partes, asegurando la efectiva prestación del servicio”.

Los pasajeros exigen una mayor frecuencia y un mejor servicio.