El Gobierno provincial presentó Metrobici junto a un spot muy alegre y romántico que nada tiene que ver con la realidad de los ciclistas salteños. En los últimos 2 meses fallecieron 3 personas que circulaban en bicicleta.

Este nuevo sistema que intenta fomentar el uso de un medio de transporte que no sea el auto suena un poco a burla. La idea es generar una red de rutas en las que se alquilen bicicletas. “Uno de los mayores desafíos es lograr que los ciudadanos cuiden las bicicletas y devuelvan los rodados en óptimas condiciones para permitir que el sistema funcione con agilidad, responsabilidad y compromiso”, comentaba Matías Assenato en la presentación de este plan que incluyó un simpático video en el que dos bicicletas vintage tienen una historia de amor que culmina de manera mágica.

No fue mágica la forma en la que la vida de Genaro Francisco Mamaní culminó la noche del viernes 10 de junio, cuando fue embestido por un Peugeot  208 cuando circulaba por Av. Bolivia para convertirse en la tercera víctima que se transportaba en bicicleta en los últimos dos meses.

Las condiciones para los ciclistas en la ciudad son deplorables, entre un tránsito abarrotado en horas pico y las calles destruidas, los accidentes están latentes en cada cuadra. Ni qué decir del estado de algunas ciclovías como la que conecta Chachapoyas con la Terminal de ómnibus salteña, una travesía ideal para los amantes de la adrenalina.

Pero la medida del gobierno no es mala, al menos en cuanto a lo ideal, aunque sepamos que tal como sucedió con la revolución verde y los supuestos espacios para estacionar bicicletas que desaparecieron a los meses de ser colocados, la moda “in” del Metrobici, pasará a la historia como otra pifia.