Andrés Nocioni asegura que “ir a los Juegos con compañeros de mil batallas es un orgullo”. A los 36 años, participará de un nuevo desafío olímpico en compañía de Scola, Ginóbili y Delfino.

A punto de comenzar un nuevo desafío, sin dudas el último, la generación dorada del basket argentino presentará su formación final. Andrés Nocioni habló con el diario La Nación y reveló sus expectativas antes de la participación de la selección en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.

“La verdad es que tenemos grandes expectativas respecto a lo que es nuestro juego. Entendemos que podemos mejorar lo que hicimos en el Preolímpico de México a partir de la incorporación de jugadores muy importantes. Pero lo más trascendente es tratar de jugar nuestro mejor básquet en el torneo. No debemos pensar en un lugar o una posición, tenemos que ir a competir y a jugar. Día a día desarrollar nuestro juego y hacer nuestro mejor papel”, aseguró el Chapu, que estará nuevamente con Manu Ginóbili, Carlos Delfino y Luis Scola.

“Más allá de Manu y Carlos, también estar con Scola es muy lindo, porque no nos vemos todo el tiempo con Luis. Ir a los Juegos con compañeros de mil batallas es un orgullo muy grande. Estar con ellos dentro del equipo es genial. Esta situación revive muchos recuerdos, muchas charlas. Hay una gran amistad entre todos. El reencuentro es una manera de poder acordarnos de viejos momentos y darnos cuenta de que todavía seguimos vigentes, por lo menos por un año más”, expresó Nocioni, quien consideró que “es muchísimo lo que nos puede dar Manu”. “Es el mejor de la historia del básquetbol de la Argentina y creo que con eso es suficiente. Cambia en mucho que esté Manu. Nos da un toque de calidad y algo diferente dentro del equipo. Es un salto de calidad. Lo estoy viendo muy bien, con muchas ganas de trabajar. Realmente es muy importante tenerlo. Estoy muy feliz con que sea parte de este proceso. Y a Carlitos hay que ir evaluándolo dentro de la cancha y ver cómo se siente él. Su talento y su calidad están fuera de dudas. Lo que pasa es que hay que ver cómo está él y cómo se va sintiendo en el campo”, completó.