03 08 2017 FOTO PEDRO LAZARO FERNANDEZ Distintos gobernadores peronistas de todo el pa’s mantienen una reuni—n en la Casa de Entre R’os, ubicada en Suipacha 844, Ciudad Autonoma de Buenos Aires, Argentina. tag

Gobernadores del PJ fueron convocados para hoy por una Casa Rosada enfurecida porque no se aprobó la reforma previsional. Les dará un ultimátum: si no se aprueba esa ley se caerá el “Consenso Fiscal” que rubricaron 23 de los 24 gobernadores.

Todos los medios nacionales aseguran que en la mesa chica macrista hay mucho malestar hacia los gobernadores peronistas. Sólo tres se salvan de los reproches macristas: Juan Scharetti (Córdoba), Juan Manzur (Tucumán), Hugo Passalacqua (Misiones) y Lucía Corpacci (Catamarca) quienes cumplieron su palabra y sus legisladores contribuyeron a dar quorum en la tumultuosa sesión de ayer de la Cámara de Diputados.

Pero el resto – Urtubey incluido – optó por mirar al costado cuando no pudieron controlar a los diputados propios que finalmente no dieron quorum. Ellos son el blanco de los reproches en la Casa Rosada. “No resulta creíble que ahora nos digan que sus diputados se les rebelaron. Cuando las papas queman, se hacen los distraídos. Ahora, que pongan la cara como lo hicieron en el Senado”, reprochó un encumbrado diputado de Cambiemos.

Pero lo cierto es que el gobierno planea apretar a los gobernadores con algo simple: si no ayudan a apretar la reforma previsional se caerá en Consenso Fiscal que 23 de los 24 gobernadores del país ya firmaron y cuenta con media sanción en el Senado. Según el diario La Nación, la aprobación de ese “consenso” es clave para los gobernadores, porque reemplaza el Pacto Fiscal de 1993, que vence a fin de año. Si este pacto efectivamente pierde su vigencia, las provincias deberán bajar de inmediato el impuesto a los Ingresos Brutos y derogar el impuesto a los Sellos. El Consenso Fiscal, en cambio, prevé rebajas dosificadas y paulatinas de ambos tributos -que constituyen uno de los principales ingresos de las provincias- durante los próximos cinco años.

Además, este Consenso Fiscal establece un compromiso por parte del Gobierno de emitir un bono por 89.000 millones de pesos para compensar a las provincias por dar de baja sus juicios contra el Estado. Esa compensación no se cumplirá si el Consenso Fiscal finalmente no se convierte en ley.

“Si el paquete fiscal se cae, los señores gobernadores deberían preocuparse, porque el país se va a caer. Nosotros no vamos a caer en la violencia, vamos a intentar reconstituir las bases de acuerdo en el Congreso”, enfatizó Mario Negri, jefe del interbloque Cambiemos, en declaraciones, anoche, en el programa Código Político, de TN.

Está claro, después del escándalo de ayer, que la Cámara de Diputados tiene una dinámica muy distinta a la previsibilidad que ofrece el Senado. El lunes próximo, día convocado para una nueva sesión, se demostrará si, efectivamente, el Gobierno podrá dominar un escenario que, por ahora, le es adverso.