La madre del joven asesinado en Solidaridad pidió que todo el peso de la ley caiga sobre los culpables. “No quiero que entren por una puerta y salgan por la otra”, declaró.

Hayde Aranda, madre del joven asesinado en barrio Solidaridad, pidió que el crimen de su hijo no quede impune y que todo el peso de la ley caiga sobre los asesinos. “No quiero que entren por una puerta y salgan por la otra”, dijo en El Tribuno.

La mujer, desconsolada y con lágrimas en los ojos, exigió Justicia fuera de la morgue del hospital San Bernardo. “Mi hijo no merecía esto. Él nunca tuvo problemas con nadie como para pensar que pudieron cobrar venganza. No sé por qué se ensañaron tanto con él”, manifestó.

Hayde se refirió a los hechos y apuntó a la familia Ramírez como los principales responsables del crimen. “Natalia se llama la mujer que le pegó con una botella a mi hijo. Otro de los acusados es Darío que le pegó con un hierro. Y hay uno más, que se llama José”, sostuvo.

Por el caso, tres hombres y una mujer permanecen detenidos, acusados de homicidio calificado por el concurso premeditado de dos o más personas.