El presidente del River Plate confirmó que no protestarán por el arbitraje en el partido contra Lanús, pero recalcó su malestar por la manera de utilizar el VAR (Árbitro Asistente de Video).

El triunfo por 4 a 2 de Lanús ante River que le dio el pase a la final de la Copa Libertadores al Granate estuvo plagado de polémicas y que desataron la bronca del Millonario. El club de Núñez hizo foco en la manera en que se implementó el VAR (Video Assistant Referee).

En un principio se especuló con que River manejaba la posibilidad de presentar una queja ante Conmebol por la actuación del colombiano Wilmar Roldán y los encargados de manejar el Árbitro Asistente de Video.

Igualmente, fue Rodolfo D’Onofrio el encargado de desterrar esta posibilidad. “River no va a hacer ninguna presentación. Es una enorme mentira. Se perdió, a reponerse”, escribió el presidente de la entidad albirroja en su cuenta oficial de Twitter.

Sin embargo, el mandatario no dejó pasar la oportunidad para dejar en claro su malestar. “La tecnología se usó para un solo lado, eso fue claro”, recalcó. A los pocos minutos de finalizar el encuentro, D’Onofrio ya había sido punzante: “Un árbitro se puede equivocar, ¿pero siete no es mucho?. ¿Se puede actuar tan impunemente?”.

Las cuatro jugadas que enojaron en River:

1- Penal a favor de River

Cuando iban 15 minutos del partido, el árbitro Wilmar Roldán determinó que Diego Braghieri le había hecho foul a Ignacio Fernández con un empujón. El juez hizo gestos de estar dialogando por el intercomunicador con los asistentes del VAR, pero no necesitó frenar el duelo.

2- Mano de Iván Marcone en el área que no cobró

La situación que generó la protesta de todo River: iban 40 minutos del encuentro cuando Ignacio Scocco enganchó dentro del área e Iván Marcone detuvo la pelota con la mano. El juez no cobró el penal y no requirió la asistencia del VAR. Fue la gran queja del Millonario.

3- El debut oficial del VAR: en el empate de Lanús

El inicio del complemento llegó con el debut oficial del VAR. Roldán requirió la ayuda del juez uruguayo Andrés Cunha –a cargo del sistema en este duelo– para determinar su José Sand estaba habilitado cuando anotó el 2-2.

4- La determinación que revirtió la serie

Gonzalo Montiel había tomado a Nicolás Pasquini dentro del área cuando el duelo estaba 3-2. Roldán dejó seguir la jugada, pero gracias a la advertencia de los asistentes del VAR frenó el partido. Por intermedio de la pantalla, analizó nuevamente la acción y volvió atrás en su decisión: cobró el penal que Alejandro Silva cambió por gol y puso el encuentro 4-2.

Fuente: Infobae