Una adolescente de quince años le aseguró a su madre que un vecino abusaba de ella. La mujer no le creyó. Desesperada, la joven bebió desinfectante. Quedó internada. Su padre realizó la denuncia. Ocurrió en Tartagal.

Una joven de quince años bebió desinfectante buscando quitarse la vida después de que su madre no creyera que el vecino abusaba de ella. Ocurrió la semana pasada en la ciudad de Tartagal pero la noticia recién trascendió en las últimas horas.

La adolescente le relató a su madre cómo era abusada por un vecino que frecuentaba la casa de las dos mujeres. Al no recibir una respuesta positiva, la chica bebió el desinfectante, por lo que debió ser internada. En el hospital, su padre se enteró de la versión y realizó la denuncia.

El Tribuno informó que la chica contó que estaba amenazada pero recurrió a su madre, quien no solo no le creyó sino que le reprochó en duros términos sus dichos.

La causa se encuentra a cargo de la Brigada de Investigaciones, quien procedió a la detención del abusador “Estamos esperando la declaración de la chica en Cámara Gesell para determinar con más precisión cómo se sucedieron los hechos y qué responsabilidad le cabe a la madre”, expresó el fiscal penal Armando Cazón.