Los docentes bonaerenses rechazaron una nueva oferta de Vidal y mañana vuelven al paro. Lo decidieron anoche tras otro intento de destrabar el conflicto, que lleva cuatro meses; la medida será por 24 horas; los gremios no aceptaron una suba salarial de 21%.

Otra vez paro. Tras cuatro meses de conflicto, los docentes de la provincia de Buenos Aires convocaron mañana a una nueva huelga. La medida de fuerza fue la respuesta de los gremios a la última oferta de suba salarial -del 21% móvil, más presentismo y sumas compensatorias- presentada ayer por el gobierno de María Eugenia Vidal .

El nuevo paro, de 24 horas, fue convocado por todo el Frente de Unidad Docente. Así, sumarán 16 los días de clases perdidos en las escuelas primarias de la provincia desde el inicio del ciclo lectivo.

“Fue una reunión difícil. Se reunieron con un paro ya lanzado”, dijo anoche el director general de Cultura y Educación, Alejandro Finocchiaro. “La propuesta no fue analizada. Pidieron la devolución de los días de paro descontados; ellos ya sabían que eso estaba fuera de negociación.”

En tanto, el ministro de Trabajo de la provincia, Marcelo Villegas, calificó el paro como “más político que gremial” y lo vinculó al cierre de listas para las elecciones legislativas.

En una reunión que duró más de tres horas, los docentes exigieron, además, sacar el tema del presentismo de la discusión salarial, señaló Finocchiaro. El gobierno provincial quiere reducir un 15% el ausentismo y otorgar a cambio una mejora a los maestros del orden de los 5000 pesos al año. Es decir, un extra de 440 pesos mensuales.

La nueva propuesta incluye un aumento del 21% con cláusula gatillo para 2017 más un plus por presentismo y recomposición de 2000 pesos por cargo para 2016. Para los próximos dos años, la oferta es similar a la inflación más un 10% de la inflación oficial y un plus por presentismo. Por caso, si se baja un 10% el ausentismo, cada docente podría cobrar 440 pesos adicionales.

Pero la oferta no conformó a los gremios. “¡Veintiuno por ciento las pelotas!”, gritaban anoche los sindicalistas reunidos frente al Ministerio de Economía provincial.

La novena reunión paritaria docente de la provincia empezó cerca de las 18. Poco antes de las 21 salieron los gremios y anunciaron: “Este Frente de Unidad Docente determina un paro para este miércoles (por mañana) en protesta por estos cuatro meses de lucha con la misma estructura salarial”.

“La propuesta del gobierno sigue siendo prácticamente la misma con apenas algún punto diferencial que significa una suba de 98 pesos. Todos los gremios sentados en esta mesa hemos decidido rechazarla”, dijo Mirta Petrocini. “Incluyen otra vez la cláusula por presentismo, lo vamos a discutir, pero no es una variable. Exigimos que nos paguen lo descontado. Es salvaje”, añadió la titular de la FEB.

Los seis gremios, agrupados en el Frente de Unidad Docente, estuvieron representados por sus máximos referentes, excepto por la ausencia de Roberto Baradel. Por el Suteba acudió María Laura Torre, la secretaria gremial. Además estuvieron presentes Miguel Ángel Díaz, secretario general de la Unión de Docentes de la provincia de Buenos Aires (Udocba); Edith Contreras, representante de la Unión de Docentes Argentinos seccional provincia de Buenos Aires (UDA); Inés Busso, secretaria adjunta y administrativa del Sindicato Argentino de Docentes Privados (Sadop), y Jorge Dobal, secretario general de la Asociación del Magisterio de Enseñanza Técnica (AMET).

En los últimos días había crecido el malestar entre los docentes por los descuentos que realizó el gobierno por los días de paro. “Las expectativas cada vez son menores”, había advertido Miguel Díaz antes de entrar a la reunión.

Por el gobierno se sentaron a la mesa Hernán Lacunza (ministro de Economía), Marcelo Villegas (ministro de Trabajo) y Alejandro Finocchiaro. La exigencia de los maestros bonaerenses es la misma que desde el inicio de las negociaciones: “Ningún docente por debajo de la línea de pobreza”.

Tras el fracaso de la negociación, anoche Villegas vinculó el anuncio de paro a las elecciones legislativas de octubre próximo y al cierre de listas. Anuncian la medida de fuerza “con un tiempo que tiene que ver más con lo político que con lo gremial”, sentenció el ministro de Trabajo de Vidal.

Fuente: La Nación