Delfín Castedo fue detenido el año pasado en Ituzaingó, luego de una persecución. Tenía una identidad falsa. Hacía ocho años que lo buscaban.

Sigue sin ser procesado el supuesto testaferro de los Castedo, Eduardo Torino, quien sería responsable de lavar dinero para el narcotráfico en las fincas de los implicados.

Los fiscales están indignados por la falta de acción por parte de la justicia. La cual no procesó al supuesto testaferro de los Castedo, Eduardo Torino, responsable de lavado de dinero para el narcotráfico en las fincas de los implicados.

En 2006, Liliana Ledesma, productora rural de la zona, fue asesinada en Salvador Mazza, luego de denunciar públicamente a los Castedo como narcotraficantes. Estos están acusados por narcotráfico y por ser los posibles autores intelectuales del homicidio.

El fiscal titular de la Procunar, Diego Iglesias, y su par de Salta, Eduardo Villaba, afirmaron hace unos meses que en 2006, la empresa Anzere SA, representada por Torino, compró la finca El Aybal a Delfín Castedo. Por otra parte, los fiscales también sostienen que el representante de esta empresa administra la finca  El Pajeal, supuestamente usadas para el ingreso, acopio, acondicionamiento e inicio del traslado de la cocaína.

Luego de varios meses, la Cámara Federal de Apelaciones confirmó el embargo de los bienes de Delfín Castedo, pero sólo hizo lugar parcialmente al pedido realizado por los fiscales de que se embarguen las fincas El Pajeal y El Aybal.