Después del informe del Conicet, especialistas en derechos civiles y electorales aseguran que se trata de un “capricho” del Gobierno.

Especialistas en derechos civiles y electorales rechazan el voto electrónico. Tras el informe del Conicet que desaconsejaba utilizar este método, los argumentos en contra siguen creciendo.

Pablo Secchi, Director Ejecutivo de Poder Ciudadano, dijo que si los funcionarios del gobierno “querían ser cancheros y modernos, llegaron veinte años tarde. Las principales naciones del mundo fueron para atrás con el voto electrónico”.

Leandro Ucciferri, investigador de la Asociación por los Derechos Civiles consideró que “es preocupante que aún con las opiniones de expertos que demostraron vulnerabilidades y los que establecieron que no es recomendable incorporar tecnología se quiera insistir” con la incorporación del voto electrónico.

Los expertos coincidieron en tres principales problemas con la implementación del voto electrónico que está incluido en la reforma electoral: el uso de computadoras en la emisión del voto, la imposibilidad de la ciudadanía de auditar el proceso electoral y la creación de figuras penales que tipifican prácticas de seguridad informática, informó Ámbito.

Busaniche agregó que “poner tecnología en el momento del voto es riesgoso porque hoy no existe ninguna tecnología apropiada para esa instancia”.