Tras la amenaza de un desalojo con Gendarmería, las autoridades del organismo redoblaron la presencia de seguridad privada para impedir el ingreso de los trabajadores despedidos, que mantenían una permanencia pacífica desde fines de enero.

“No cumplieron con ninguna de las promesas que habían hecho. Suspendimos la medida de fuerza por 48 horas para una reunión el viernes y cuando volvimos habían militarizado el INTI”, señalan los trabajadores.

Los trabajadores despedidos del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) denunciaron que las autoridades del organismo amenazaron con llamar a la Gendarmería para evitar la concentración de los cesanteados. A más de cincuenta días de los despidos, que alcanzó a 258 empleados, el Instituto amaneció “militarizado” con seguridad privada para impedir la permanencia pacífica y la asamblea convocada por los trabajadores.

“Esto es una zona militarizada y hay una nueva empresa de seguridad privada que ya está recorriendo las instalaciones. Las autoridades del INTI se manejan como barra bravas”, afirmó Luciano Domínguez, ingeniero electrónico y delegado de ATE, que se encontraba esta mañana en la puerta del organismo.

Según contó el dirigente en diálogo cona la radio AM 750, los trabajadores suspendieron la medida de fuerza por 48 horas para asistir a una reunión el viernes y cuando regresaron el INTI estaba “militarizado”.