Se reactivan dos causas contra Boudou y el juez Lijo planea indagarlo. Son las de supuesto enriquecimiento ilícito y la de facturas truchas para justificar viajes.

Amado Boudou enfrenta su primer juicio oral y no será la última mala noticia en su frente judicial. Acusado de “falsedad ideológica” de documentos públicos por los papeles “truchos” en la transferencia de un vehículo descapotable, esta semana podría sumar el llamado a indagatoria en otra causa por presuntas facturas apócrifas para justificar gastos en un viaje oficial, y otra por enriquecimiento ilícito. Además de una elevación a juicio oral en el caso de la calcográfica Ciccone.

El cerco judicial avanza sobre el ex vicepresidente de Cristina Kirchner, que cuenta con diez causas abiertas y un juicio oral en proceso: este jueves habrá otra audiencia ya sin la presencia de Boudou y los demás imputados. ¿Cuáles son las próximas complicaciones? Una causa que parecía menor que le puede significar una llamado a indagatoria, es aquella en la que se investiga la presunta falsificación de facturas para la rendición de gastos oficiales.

Cuando era ministro de Economía, participó de una cumbre del G-20 en París. Allí, se alojó en el Hotel Bel Ami. Para rendir ese gasto se emitió una factura falsa con el número 83.167, por 9.395 euros. La factura sería apócrifa y no fue la única. Todas emitidas a nombre de Boudou y firmadas por su amigo y secretario Eduardo “Cachi” Romano. El juez Lijo, en función de la documentación de la causa, solicitó tanto a hoteles como traductores (hay facturas por el pago de dicho servicio) que respondan al juzgado sobre la emisión de las boletas y su costo.

Las respuestas comenzaron a ingresar. “Me pagaron la mitad de lo que dice la factura y esa factura no es mía”, señalaron ante la consulta del Juzgado. Todo conduce al mismo lugar: se habrían utilizado facturas apócrifas para justificar gastos “que terminaron además, inflados”, señalaron fuentes. Además, hay otra factura de 2010 cuando el entonces ministro de Economía viajó para una reunión con el Club de París y se alojó en el mismo hotel, por un valor de 19.937 euros, reflejado en la factura N° 88.636. El pago se hizo en efectivo, algo prohibido en Francia. En breve el ex vice podría ser llamado a indagatoria.

Además, para esta semana se espera la presentación por parte de los peritos de la Corte, de los informes periciales sobre el patrimonio de Amado Boudou, que confirmarían que “no puede justificar el mismo”. El juez Lijo también tiene la causa por enriquecimiento ilícito donde sería llamado a indagatoria junto a otros 13 imputados por el fiscal Jorge Di Lello. Los bienes no se condicen con las declaraciones juradas presentada cuando fue funcionario, lo que le valdría otro procesamiento.

Fuente: Clarín