Gobernadores peronistas en la cumbre de San Juan.

Gobernadores del PJ y de Cambiemos le piden a la Corte Suprema de justicia que se “abstenga” de fallar sobre la coparticipación que beneficiando a Buenos Aires perjudica al resto de las provincias. Urtubey fue de la partida.

Los gobernadores peronistas sumaron el respaldo de los radicales Gerardo Morales y Ricardo Colombi en la pelea con María Eugenia Vidal por el Fondo del Conurbano, y le reclamaron a la Corte Suprema que se abstenga de fallar sobre la coparticipación.

Tras casi 3 horas de reunión, los mandatarios firmaron un documento de cuatro puntos en el que advirtieron que “la pretensión de la provincia de Buenos Aires perjudica gravemente al resto de las provincias y municipios”. Los mandatarios reiteraron que el tema debe ser abordado por el Congreso y no en la Justicia, en una crítica tanto a Vidal como a la Rosada, que apoya a la gobernadora en ese reclamo ante la Corte.

En ese marco, los gobernadores solicitaron “respetuosamente” a la Corte que “no tome resolución alguna hasta tano sean escuchadas todas las jurisdicciones y se dé el debate correspondiente entre la Nación y las provincias y el Congreso”.

El anfitrión Sergio Uñac aseguró a La Política Online que los gobernadores de Cambiemos acompañan el reclamo para que la provincia de Buenos Aires no desfinancie al resto de las provincias. “Lo que pide la provincia echa por tierra el acuerdo fiscal”, indicó el gobernador de San Juan.

Según informa el mismo portal, a medida que llegaron a la casa sanjuanina cada gobernador señaló cuánta plata perdería su provincia respectiva si avanza el pedido de María Eugenia Vidal en la Corte. En ese sentido, el entrerriano Gustavo Bordet indicó que su provincia perdería 3000 millones de pesos, mientras que el tucumano Juan Manzur habló de 3500 millones y el vice de San Luis, Carlos Ponce, indicó que su provincia perderá 1500 millones. El cordobés Juan Schiaretti, uno de los tres voceros tras el asado junto a Uñac y el socialista santafesino Miguel Lifschitz, se quejó de que entre la provincia y la Ciudad de Buenos Aires reciban 75 mil millones de pesos por año de parte de Nación.

El reclamo, que venía siendo una bandera de los gobernadores peronistas, ahora sumó el apoyo de los radicales Morales y Colombi, de Lifschitz, el neuquino Omar Gutiérrez y del rionegrino Alberto Weretilneck. Esta vez, incluso, Alicia Kirchner envió a su vice, Pablo González. Estuvieron además Juan Manuel Urtubey, Gildo Insfrán, Lucía Corpacci, Carlos Verna, Domingo Peppo y Rosana Bertone. No fue de la partida el chubutense Mario Das Neves, de licencia por enfermedad, ni su vice, Mariano Arcioni.