Cayasta busca aprovechar turísticamente su inesperada fama. Con el eslogan “Un pueblo que te atrapa” ofrece visitas guiadas por la “ruta de los fugitivos”. Otro eslogan es “Cuando conocés los encantos de Cayastá… caés rendido”.

Cayastá espera sacar alguna ventaja para atraer al turismo a partir del raid fugitivo de los hermanos Lanatta y Víctor Schillaci. Y ahora este pueblo de pescadores promociona turísticamente sus ventajas con el eslogan “Cayastá, un pueblo que te atrapa” y planean proponer a los turistas una visita guiada por “la ruta de los fugitivos”.

Algunas de las alternativas publicadas en la fan page de Turismo Cayastá son: “Un pueblo que te atrapa, como a Martín Lanatta”; “Que un bache no haga caer tus ganas de conocer Cayastá… Dejáte atrapar por su magia”; “Cayastá el pueblo más buscado”; “¡Una de cada tres personas prefiere Cayastá! Comisarías totalmente equipadas. Excursiones offroad”; y “Cuando conocés los encantos de Cayastá… caés «rendido»”.

Sin embargo y tal como lo reconocen los medios santafesinos y nacionales, Cayasta es un pueblo que en las últimas dos décadas se incorporó al turismo regional con cabañas confortables, un río San Javier generoso para los pescadores y el atractivo de sus bellezas naturales. Pero este verano, por la crecida del río, el panorama cambió bruscamente. Incluso, sus cabañeros aseguran que “la costa santafesina fue maldecida esta temporada” y que hay escaso movimiento y reservas de alojamiento.

“Nunca tuvimos una temporada tan fría y quieta. La costa santafesina fue maldecida esta temporada”, afirmó Guillermo Kess, miembro de la Cámara de Turismo de la provincia, quien con referencia a la crecida del río sostuvo que “es un fenómeno que si bien ahora se expresa de manera contundente, nosotros estamos habituados y esperamos la afluencia del río porque permite el desarrollo del recurso ictícola”.

“Desde ayer mismo, cuando abandonó la localidad el último grupo de efectivos federales, se trabaja intensamente en la difusión de los slogans. El propósito es revertir esta situación generada al turismo. Y en verdad: quien conoce la zona con ojos de turista puede asegurar que cuando visita Cayastá cae “atrapado” a sus bellezas naturales y el cordial trato de sus habitantes”, dice el diario La Nación.