Imagen alusiva.

El intendente Gustavo Sáenz rompió relaciones con Aguas del Norte a quien acusa de romper calles y no repararlas. Tras decir que se terminó “la novelita” anunció que se finaliza el convenio entre municipio y empresa.

El intendente dijo por Aries que uno de los grandes errores que cometió durante su gestión al frente del municipio fue firmar ese convenio porque es imposible que las partes se pongan de acuerdo.

Gustavo Sáenz, sostuvo además que en lugar de publicitarse como una empresa que cumple con su palabra, Aguas del Norte tendría que invertir para que los vecinos de la ciudad dejen de sufrir por la falta de agua y la Municipalidad no deba paralizar sus obras a raíz de los caños rotos.

“Si Aguas del Norte cumple con su palabra, los felicito, denle agua a la gente y empiecen a invertir”, sostuvo el jefe comunal capitalino asegurando que el problema no son los baches.

Por esta razón, Sáenz aclaró que a partir de ahora si la empresa prestadora rompe las calles deberá arreglarlas y si realizan un mal arreglo, la Municipalidad la multará como corresponde.