Los datos oficiales fueron aportados por un informe de la Jefatura de Gabinete. La mayor cantidad de casos de egresos hospitalarios por aborto de menores de 25 años fue en Buenos Aires, Salta aparece segunda con 1764 casos.

 

De acuerdo con un estudio de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), se recordó en la sesión, en la Argentina se practican unos 500.000 abortos por año. Ante la ausencia de datos oficiales sobre abortos clandestinos, el jefe de Gabinete informó sobre los egresos hospitalarios por aborto. En 2014, último dato disponible, fueron 47.063 en hospitales públicos, un 32 por ciento menos que en 2005.

De ese total de egresos hospitalarios por aborto, casi 20.000 (el 42 por ciento) corresponde a mujeres menores de 25 años. La mayor cantidad de casos de egresos hospitalarios por aborto de menores de 25 años se produjo en la provincia de Buenos Aires, la de mayor cantidad de habitantes, con 5959 casos.

El dato sorpresivo es que el segundo lugar de esa tabla lo ocupa Salta, con 1764 casos, una cifra muy alta de acuerdo con la población de ese distrito.

Salta y Buenos Aires son dos de las provincias que no suscribieron el protocolo del Ministerio de Salud para la interrupción legal del embarazo.

Como denunció durante la sesión la diputada del Frente de Izquierda Romina del Pla, solo 9 de los 24 distritos cumplen con esa disposición, mientras que las 15 restantes no tienen normas locales o imponen requisitos ausentes en el protocolo nacional.

De acuerdo con la información que aportó el jefe de Gabinete, los egresos hospitalarios por embarazos adolescentes (de menores de 20 años), fueron 8000 en 2014, un 17 por ciento del total.

Las provincias con mayor porcentaje en esa franja etaria fueron Chaco y Entre Ríos, con el 22,9 por ciento y 22,2 por ciento, respectivamente. Esos dos distritos son de los que suscribieron el protocolo nacional.

Como parte de las respuestas del informe 108, Peña ratificó que el gobierno nacional respalda el “Protocolo para la atención integral de las personas con derecho a la interrupción legal del embarazo”, y detalló que esa disposición se distribuye “en versión impresa y digital”.

En el informe de Peña se agrega además que “gran parte de los embarazos en la adolescencia de niñas menores de 15 años son fruto y producto de situaciones de abuso sexual y violación, y esto tiene riesgos sobre la salud de las niñas ya que su interrupción muchas veces se hace en condiciones inseguras”.