El caso de Álvaro, el adolescente wichi encerrado en una jaula por sus problemas mentales, llegó a la prensa nacional. Ayer fue zócalo de TN. Hoy nota del diario La Nación.

El adolescente de 14 años que fue noticia en los medios provinciales desde el viernes pasado, se convirtió en la semana noticia nacional por lo dramático de su situación: sus padres debieron acudir a ese método para que no “se escape” cuando ellos van a trabajar y ahora una jueza ordenó trasladarlo a un hospital

La nota publicada hoy en el diario La Nación dice así: “Álvaro Dante Gaby tiene 14 años y durante los últimos cuatro pasó la mayoría de sus días encerrado en una jaula. Es parte de la comunidad wichi que vive en el noreste de Salta y sufre una discapacidad mental severa. No habla, tampoco va a la escuela. Y varias veces sus padres no lo pueden controlar. Por eso lo encerraron. Para poder ir a trabajar tranquilos sin temor a que se escape, a que se pierda o se lastime.

Su caso cobró notoriedad en las redes sociales y generó tal polémica que hoy es tapa en la edición online para América del diario español El País. Su caso es un nuevo ejemplo de la precariedad en la que viven las comunidades de pueblos originarios en el interior del país.

“Cuando tenía tres o cuatro años se le apareció el problema de estar mal en la cabeza. Lo ponemos en una jaula porque no lo podemos largar porque se escapa. Por la noche duerme tranquilo con nosotros y por la mañana lo volvemos a encerrar porque nosotros estamos andando y no nos podemos descuidar porque si no, se escapa y no lo vemos más”, contó su padre al periodista salteño Brian Salazar, quien comenzó a divulgar lo que pasaba en Facebook.

El pedido de la familia, que cobra una pensión de discapacidad por su hijo, es más ayuda. Lo que les dan no les alcanza para cuidar de Álvaro como debieran. “Llevarlo a Salta es muy complicado. Está mudo, no habla. Si tiene ganas de orinar no lo dice, sólo se levanta y se baja el pantalón. Mejor un médico para que lo atienda acá”, solicitó el padre.