Maruth Ahuerma es estudiante de la UNSa y fue parte de quienes le reclamaron al gobernador Urtubey por las restricciones al Pase Libre estudiantil.  Saeta y AMT se excusaron en el Pacto Fiscal que firmó la Provincia con Nación para limitar el boleto estudiantil gratuito e implementar subas constantes.

Andrea Sztychmasjter

“Hay una realidad que no podemos negar: Salta encabeza los índices de mayor porcentaje de trabajadores en negro y existe un 70 % de estudiantes de entre 17 a 25 años que también trabaja en negro”, enfatiza Maruth Ahuerma, estudiante de Comunicaciones de la UNSa y una de las alumnas que estuvo cuando le reclamaron al gobernador Urtubey las restricciones al Pase libre estudiantil en la casa de altos estudios donde el mandatario se desempeña como docente invitado en la cátedra de Derecho Constitucional.

Maruth Ahuerma, hija del militante social Marcelo Ahuerma, tiene 20 años y hace 2 que estudia en la UNSa. Tiene 6 hermanos y una madre que trabaja todo el día, su fallecido padre les legó un espíritu de lucha y rebeldía, de estar siempre al lado de las causas populares. “Mi papá siempre nos decía que no tenemos que legitimar a la autoridad”, señala la joven que antes de convertirse en estudiante universitaria se capacitaba en peluquería: “Yo quería ser estilista”, comenta. Ahora, además de estudiar, realiza peluquería social en los barrios.

Maruth Ahuerma, del Colectivo de Estudiantes

El video difundido por el Colectivo de Estudiantes de Salta recorrió medios nacionales y las críticas hacia el accionar de los universitarios no se hicieron esperar. “No era la manera de manifestarse”, espetaron algunos; “no parecen universitarios”, señalaron otros. El rector de la Universidad Nacional de Salta, Antonio Fernández Fernández, también dijo lo propio: “Retroceden en la larga lucha del movimiento estudiantil por el boleto educativo”, afirmó y agregó “en pleno Estado de derecho es inadmisible el uso de la violencia para ejercer la protesta”. La presidenta del Centro de Estudiantes de Humanidades, Camila Román (Franja Morada), también manifestó a este medio que a pesar de estar en contra de las restricciones del boleto, para ellos lo que hicieron los estudiantes se encuadra en un “atropello a la autoridad” y quienes estuvieron ese día merecen “un llamado de atención” por la manera en que reclamaron al gobernador salteño.

Sin embargo, el jueves desde Franja Morada difundieron un comunicado en el que expresaron que se “oponen a los intentos de sanción contra los estudiantes” y reclamaron la aprobación y aplicación del Boleto Educativo Gratuito y Universal (BEGU). El proyecto de ley N° 817-D fue presentado en 2016, impulsado por la Federación Universitaria Argentina (FUA). Según consignan en el comunicado, el proyecto BEGU “no queda librado en la voluntad política de quien se encuentre en el Poder Ejecutivo de mantener el derecho, ni de imponer criterios restrictivos de manera deliberada”.

Pese a las críticas, lo que le pedían los alumnos al gobernador era simple: “Frene el auto y escuche a los estudiantes”, dice Maruth en el mencionado video. El pedido también: las restricciones al Pase “libre”, 100 boletos al mes no acumulables, no le alcanzan a los estudiantes para movilizarse, ir a estudiar y a trabajar, trasladarse para hacer trabajos prácticos, sumado a que algunxs utilizan 4 pasajes solo para ir hasta la universidad.

El mandatario no frenó su vehículo y alegó que ya los había escuchado anteriormente, cuando invitaban a los alumnos de su clase a una asamblea y posterior movilización por “las restricciones de Saeta y contra los ajustes de Macri, Urtubey y Sáenz”.  Según contó Maruth, adentro del aula y luego de su invitación, un estudiante le preguntó al docente Urtubey cuál era su opinión respecto al boleto estudiantil. La respuesta no cayó bien a los universitarios, el gobernador aseguró que sí estaba al tanto ya que él lo había “creado”. “El no creó el pasé libre”, señaló la joven, “eso fue una conquista de los estudiantes”. 

El Colectivo de Estudiantes está conformado por independientes de todos los niveles educativos y algunas corrientes políticas. Se armó el 12 de diciembre del año pasado cuando desde la AMT (Autoridad Metropolitana de Transporte) anunciaron las restricciones al Pase Libre estudiantil y al de jubilados, y el aumento progresivo del boleto común. El 14 de Diciembre de 2017 tuvieron una reunión con Federico Hanne, quien se comprometió a dar respuesta al documento presentado por los estudiantes. “Hoy, a casi 4 meses seguimos sin una respuesta. Saeta y la AMT han sido incapaces de presentar los estudios que dicen haberse llevado a cabo para aprobar la resolución Nº 457/17 y 445/172”, señalaron desde el Colectivo. “Federico Hanne, titular de la AMT, faltó a la verdad. O no le interesa el reclamo de lxs estudiantes de la Provincia de Salta. En una entrevista al diario El Tribuno, Hanne dijo que las únicas presentaciones por el aumento del boleto y las restricciones al Pase Libre las hicieron la Defensoría del Pueblo y del Consumidor. ¿La nuestra no cuenta? ¿Por qué es indiferente a nuestro reclamo?”, mencionaron.

 

Pacto Fiscal 

Saeta S.A. y AMT excusan el aumento y las restricciones en el Pacto Fiscal que firmó la Provincia de Salta, entre otras, con Nación. En la disposición publicada en el Boletín Oficial informan que “con motivo del Pacto Fiscal Nacional, firmado en fecha 16/11/2017, nuestra Provincia prestó su conformidad para implementar una política de compatibilización impositiva y reducción de gastos…”. 

Continúan indicando  “que ello implicará la adopción de diversas medidas tendientes a reducir el déficit fiscal existente y que, en forma concordante con ello, el mensaje de elevación del proyecto de Presupuesto Nacional contiene un proyección del Esquema Ahorro Inversión Financiamiento de la Administración Pública donde se estima que el déficit del conjunto de Provincias debe reducirse de $87.404 millones en el año 2017 a $47.775 millones en el año 2018, el cual equivale a un porcentaje cercano al 50%”.

Por este motivo, expresa la operadora del servicio -Saeta- “que el subsidio a la tarifa se reducirá a partir del 1 de Enero de 2018 en pos de lograr el objetivo acordado con Nación”,  y por el proyecto de adhesión al Pacto Fiscal que se firmó con el gobierno nacional, que especifica: “Facúltase a la (AMT), a disponer, de acuerdo a los procedimientos legalmente establecidos, la adecuación gradual de la tarifa del servicio de transporte público de pasajeros la que en ningún caso deberá superar la media nacional”.

Federico Hanne, titular AMT

“En Tucumán aumentaron a $16 y en Jujuy a $12,50 sin ningún tipo de gratuidades”, señalaba Hanne, titular de la AMT, en un intento por justificar el aumento en Salta, sin tener en cuenta las particularidades económicas, laborales y sociales de la provincia. “Estamos ante un impacto fiscal que el presidente de la Nación ha impulsado y que, en definitiva, determina que las distintas provincias tengan que adherir a este pacto fiscal que contempla una reducción del gasto público”.

No tan Libre

Casi un mes después de la firma del “Pacto Fiscal”, con fecha 11 de diciembre del año pasado, se publica en el Boletín Oficial la resolución de A.M.T. Nº 447/17. En la misma se establece: “Aprobar los parámetros para el uso del beneficio de Pase Libre”. En sus consideraciones señalan que  debido a “la actual coyuntura” se ven en la necesidad de establecer “parámetros objetivos que permitan regular el uso de las gratuidades, dando al mismo mayor previsibilidad” y por ello describen, consideran oportuno dictar un “marco legal” que fije los parámetros de uso del beneficio que realiza la población de usuarios del transporte abarcada.

Seguidamente, la AMT deja por sentado implícitamente el derecho al boleto estudiantil  pero detalla que “los derechos que reconoce la Constitución no son absolutos sino relativos. Ello quiere decir que son susceptibles de reglamentación, sea para coordinar el derecho de uno con el derecho de otro, sea para que cumplan su finalidad social en orden al bien común, sea para tutelar el orden y la moral públicos”.

Este viernes el Colectivo de estudiantes volvió a movilizarse hacia las oficinas de la AMT con el reclamo. “Saeta percibe ganancias que superan los $800 millones mensuales. El pase libre se sustenta con el impuesto al juego desde 2014. El usuario común no está pagando el pase libre estudiantil”, aseguraron. 

Compartir
Artículo anteriorRubicón  
Artículo siguienteUn festejo ominoso