Finalmente el Tribunal de la Sala VI condenó a Gabriel Roberto  “Chirete” Herrera a la pena prisión perpetua por el homicidio doblemente calificado de Andrea Edith Neri. 

El 5 de enero de 2017, Andrea Edith Neri fue junto con su bebé de dos meses a visitar a Herrera a la Unidad Carcelaria 1. Mantenía una relación sentimental con el acusado. Luego de 30 minutos, el interno, salió de la celda con el niño en brazos gritando que la había matado. Neri fue encontrada en el piso con heridas punzantes a la altura del cuello. En ese momento, Herrera se encontraba privado de su libertad por una condena a prisión perpetua dictada por la Cámara Tercera en lo Criminal, el 22 de septiembre de 2006, por ser autor del delito de homicidio calificado por el vínculo y por la alevosía en perjuicio de Verónica Soledad Castro. Igual que hace diez años atrás, había asesinado a su mujer y madre de su hijo.

Pamela Calletti, entonces Ministra de Derechos Humanos de la provincia dispuso la inmediata intervención y el desplazamiento de los funcionarios a cargo, mientras dure la investigación.

Andrea tenía 18 años y había conocido a Herrera hacía un año, cuando con su mamá visitó a un primo que estaba detenido en el penal. A los pocos meses quedó embarazada y éste iba a ser su primer encuentro familiar. “Chirete”, que cumplía una condena desde 2003 por robo y homicidio, iba a poder conocer a su hijo. Juntos fueron hasta la celda que él compartía con otros cuatro presos en el pabellón E, pero estaban solos porque tenían autorización para una visita íntima. Nadie tuvo en cuenta que hacía 10 años, también durante un encuentro en la cárcel, había matado a su primera mujer. Dos veces, el mismo error. Una vez fuera de la vigilancia, “Chirete” ahorcó y después apuñaló a Andrea. Todo adelante de su hijo recién nacido, con quien salió a los pocos minutos, se lo entregó a los guardiacárceles y avisó lo que había hecho.

 

El 23 de marzo de 2006, Herrera estranguló con una remera a Verónica Castro, de 29 años, con quien tenía dos hijos. Fue en la cárcel de Metán y, como en esta ocasión, después de matarla salió de la celda y confesó el homicidio.

La condena y los responsables

Finalmente, luego de una extensa jornada, el tribunal colegiado integrado por los jueces Guillermo Pereyra (presidente), José Luis Riera y Mónica Mukdsi (vocales), condenaron a Gabriel “Chirete” Herrera, con la pena de prisión perpetua y ordenaron atención psicológica terapéutica.

Respecto a los funcionarios del Servicio Penitenciario, se condenó a Nelson Alexánder Cardozo a la pena de 5 años de prisión efectiva por abandono de persona seguido de muerte, caso en el que cumplirá prisión domiciliaria. Durante la audiencia, el celador negó que el interno Juan Ortiz le hubiera avisado que pasaba algo en la celda de Herrera.

Juan Domingo Ortiz, interno en el Penal, manifestó durante el proceso, que alertó al Cardozo de que Herrera estaba agrediendo a Andrea en el baño. Dijo que cuando abrió la puerta vio que “Chirete” la tenía agarrada del cuello. “Cuando salí al pasillo observé que Herrera la condujo a la celda, siempre tomada del cuello”, relató. Ortiz sostuvo que al notar que Andrea podría estar en riesgo alertó mediante señas a Cardozo, en dos oportunidades. Lo expresado por Ortiz fue luego corroborado en el video, donde se observan las señas que le hizo al celador y la conversación que luego mantuvieron en el acceso al locutorio.

En tanto, según lo dictaminado por los jueces, los otros efectivos: Juan Carlos Gutiérrez, Fernando Daniel Velázquez Fernández, José Luis Ávalos y Héctor Augusto Franco, acusados de incumplimiento de deberes de funcionario público, pagarán una multa de 12 mil pesos y serán inhabilitados por 1 año para el desempeño de funciones públicas. Al momento del hecho, Gutiérrez se desempeñaba como director de la Unidad Carcelaria 1 de Villa Las Rosas. Ávalos cumplía funciones como jefe del Departamento de Vigilancia y Tratamiento. Franco se desempeñaba como jefe de Pabellón. Velázquez Fernández era subjefe del Departamento de Vigilancia y Tratamiento. Por su parte, Cardozo se desempeñaba como celador del pabellón donde sucedió el hecho.

(Foto: InformateSalta)

 

In memoriam

Conmovida por el brutal asesinato de Andrea Neri a manos de su pareja Gabriel Herrera en el Penal de Villa Las Rosas, la reconocida poetisa Teresa Leonardi escribió unos versos a su memoria que hizo llegar a la redacción de Cuarto Poder y que recordamos:

 

Edith Andrea Neri

Edith Andrea Neri

dónde estábamos cuando te asesinaron

en qué espesa niebla  nos movemos

indiferentes a la lepra del dolor

que fuimos sembrando

Cómplices de este crimen

somos  las “almas  bellas” de este tiempo:

fundamentalistas de la democracia

usureros sin convicciones

adoradores de la despasión

Hemos dejado que la T:V: amamante

con su abundante leche de estupidez y cinismo

muchedumbres de jóvenes y viejos

mientras los amos del mundo recitan su Quevedo

“poderoso caballero es don Dinero”

Edith Andrea

donde estábamos cuando te enseñamos

que tu único horizonte de niña pobre

era amar y engendrar

Perdidos en nuestros juegos de máscaras

en nuestra retórica de borrachos

empantanados en hábitos consumistas

y en la excelsa civilización occidental

somos los buenos alumnos  de esta época  impiadosa

Adentro y afuera de esta casa Usher todo cruje

Pero en las ruinas siguen resplandeciendo

las viejas escrituras

cuando cumple  100 años la flor roja de octubre

y nos urge la hora de su renacer