Cinco provincias que incluyen a Salta adoptarán un software argentino que en teoría ayuda a clarificar los casos de homicidios más difíciles. El mismo permite contrastar perfiles genéticos provenientes de muestras biológicas obtenidas en escenas de crimen.

El programa se llama GENis y permite contrastar perfiles genéticos provenientes de muestras biológicas obtenidas en escenas de crimen. Trabaja desde junio en Entre Ríos y estará operable en los Ministerios Públicos Fiscales de Salta, La Pampa, Chubut y Mendoza y se usará para identificar a víctimas de desastres. Además, el software se encuentra en fase de prueba en el Banco Nacional de Datos Genéticos (BNDG) y en el Poder Judicial de la provincia de Buenos Aires.

“Además de usarse en investigaciones criminales, el software puede buscar compatibilidades familiares, que es lo que está haciendo el BNDG”, explicó Esteban Feuerstein, director ejecutivo de la Fundación Sadosky, a cargo del desarrollo y que opera bajo la órbita de la cartera de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación (MinCyT), firmó acuerdos con los Ministerios Públicos Fiscales provinciales para la implementación del desarrollo argentino.

“Se trata de una aplicación efectiva sobre temáticas tan importantes para la opinión pública, como son la Justicia y la identificación genética de presuntos delincuentes, ya que brinda certezas mediante la tecnología más rigurosa. La demanda de Justicia es corroborada cotidianamente entre las prioridades de la gente, por lo tanto el Estado y el sistema científico-tecnológico deben dar respuesta a dicha exigencia”, declararon a Infobae los funcionarios a cargo.

GENis es el primer software de su tipo en América Latina y fue desarrollado íntegramente por científicos y programadores del país. Fue concebido para permitir la implementación de bases de datos genéticas que mejoren la efectividad del servicio de administración de justicia. Entre sus principales características sobresale el diseño basado en tecnología de código abierto, lo que la convierte en una herramienta escalable, adaptable, segura e inalterable. En su desarrollo participaron investigadores de la Sociedad Argentina de Genética Forense (SAGF), de la Universidad de Buenos Aires (UBA), del Instituto Leloir, y otros centros especializados.

Para su construcción y desarrollo, el sistema “ha garantizado un entorno de máxima seguridad, empleando técnicas innovadoras para la identificación de amenazas. Se aplicaron algoritmos y librerías de encriptación reconocidos con los mejores estándares internacionales”, explica la Fundación Sodosky en su web.

Todo el proceso comienza con la recolección de evidencia de la muestra forense en la escena del crimen, que luego pasa al laboratorio, donde se cargan los datos de la causa y la información del muestreo. Luego se construye el perfil de ADN pasando la muestra por el secuenciador para trazar el perfil génético, se exporta el perfil a la base de datos genética, se analiza y compara.

En la etapa denominada “match” se buscan coincidencias con otros perfiles cargados en el sistema, y si existen, se envía el informe pericial al juzgado. Sus creadores subrayan que este software provee “mayor precisión y agilidad en la investigación de causas penales, el incremento de la tasa de resolución de casos criminales y la identificación de personas buscadas y restos NN”.

Hasta la fecha, el proyecto lleva acumulada una inversión aproximada de 10 millones de pesos, provistos por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva. Para el 2018 está previsto duplicar esa cifra, convirtiendo a GENis en el proyecto de desarrollo local más importante en el campo de la bioinformática local.