El regreso de Cristina Fernández de Kirchner será desde un instituto político que se llamaría ‘Patria’. A la ex mandataria la acompañarán Zannini, Parrilli y Teresa Parodi. En el lugar habrá clases, seminarios, debates y una oficina para recibir dirigentes.

De a poco se van conociendo detalles de la plataforma desde la que la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner volverá al ruedo político luego de dejar el poder. Aunque resta confirmar la fecha definitiva, la ex mandataria tiene intenciones de reaparecer en marzo al frente de un instituto político con proyección internacional. El lugar, que sería bautizado como Instituto Patria (aunque todavía se barajan otros nombres) será estructurado a imagen y semejanza del Instituto Lula, en Brasil, que le sirvió al ex presidente de ese país para canalizar institucionalmente su voz en la discusión pública tras dejar el Palacio de Planalto.

Si bien en un principio se esperaba el regreso de Cristina con el lanzamiento de una fundación, finalmente la ex presidenta y su equipo prefirieron la figura del instituto, para convertirlo en el primo hermano argentino de la institución brasileña. Así lo explicaron dos fuentes del entorno de la ex mandataria en diálogo con El Cronista, las que además confirmaron que las oficinas del Instituto Patria estarán ubicadas en Rodríguez Peña 80, en el barrio de Congreso. Como publicó el diario Perfil el último fin de semana, en ese local tuvo sus oficinas hasta hace poco el ex jefe de Gabinete de Cristina y luego diputado opositor, Sergio Massa.

El lugar está en pleno armado y los equipos de la ex Presidenta ya están instalados allí desde este mes, trabajando contrarreloj para que el local pueda ser inaugurado en marzo. Se espera que ella participe de ese lanzamiento, aunque esa presencia no está del todo confirmada. El Instituto también podría abrir sus puertas sin Cristina, quien reaparecería en ese caso luego, una vez que el espacio ya esté funcionando.

Además de ella y dirigentes de La Cámpora, están a cargo de la organización sus dos socios políticos indiscutidos: el ex secretario de Legal y Técnica Carlos Zannini, y el ex secretario General de la Presidencia y ex jefe de la Secretaría de Inteligencia, Oscar Parrilli. Ambos ya pasan parte de sus días en el lugar.

El Instituto tendrá una suerte de comité, con unos diez referentes temáticos en economía, derechos humanos y obras públicas, entre otras áreas. La ex ministra Teresa Parodi, que por ahora es la única confirmada además de Parrilli y Zannini, integrará ese órgano como representante de la cultura. Al igual que su musa inspiradora, el Instituto Lula –originalmente Instituto Ciudadanía y trampolín de Lula a la Presidencia–, será un lugar de elaboración y propuesta de políticas públicas.

Además, Cristina instalará allí sus oficinas, adonde espera recibir a dirigentes, mandatarios, intelectuales y representantes de la cultura. Será, aseguran cerca suyo, un lugar de debate “amplio y plural dentro del pensamiento nacional y popular”.

Una vez inaugurado, el Instituto ofrecerá charlas, seminarios y debates de análisis político y económico, con un fuerte anclaje en Latinoamérica. Y es que el perfil político del lugar, de defensa y reafirmación de las medidas tomadas durante los tres gobiernos kirchneristas, se complementará con la proyección internacional que la ex presidenta buscará desde las oficinas de Congreso.

Fuente: El Cronista Comercial