La municipalidad de Salvador Mazza amaneció custodiada por Infantería. El conflicto con los trabajadores ya lleva una semana y el reclamo sigue firme: pago de los meses adeudados, es la consigna más importante.

La información que brinda el sitio de noticias PorticoMazza y las imágenes reproducidas por Noticas Pocitos, son claras: trabajadores de la municipalidad apostados en la vereda comparten el espacio con un importante número de gendarmes masculinos y femeninas, un candado y una cadena cierran la puerta del edificio y hay gomas quemadas en la calle que ahora tiene paso de media calzada. Esta es la situación que se presenta en las primeras horas de la mañana de este lunes 4 de septiembre.

“Los contratados continúan con la medida de fuerza que comenzó la semana pasada y reclaman el pago de haberes, la ayuda escolar, ropa para trabajadores y las resoluciones del personal que debe pasar a planta permanente. En el lugar se encuentran los delegados normalizadores del gremio de ATE”, informa el portal de noticias de la ciudad norteña.

Compartir
Artículo anteriorApoyo renovador
Artículo siguienteMuchos, muchísimos