Vidal y Larreta se sumarán a la restricción de los familiares. La provincia y la ciudad de Buenos Aires prohibirán también la designación de parientes de los ministros.

Incondicionales, María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta seguirán el camino que marcó ayer el presidente Mauricio Macri en su intento por frenar el nepotismo en el Estado. Una vez que el Poder Ejecutivo publique en el Boletín Oficial el decreto con la prohibición para los ministros para designar a sus familiares en la administración nacional, la gobernadora bonaerense y el jefe de gobierno porteño harán lo mismo.

Según confirmaron fuentes de ambas administraciones, Vidal y Rodríguez Larreta respondieron así al pedido que realizó anteayer el Presidente, quien invitó a los gobernadores e intendentes a adoptar acciones similares con el objetivo de “mejorar la institucionalidad, integridad y transparencia en la política” en todos los estamentos. “Espero que este ejemplo sea seguido por la política argentina”, reclamó el jefe del Estado.

El jefe de Gabinete bonaerense, Federico Salvai, confirmó ayer que Vidal firmará esta semana el decreto que adhiere al anuncio sobre incompatibilidades para la contratación de familiares.

Integrantes de la mesa chica del Presidente desde la primera hora, Vidal y Rodríguez Larreta son los primeros mandatarios provinciales en responder al llamado de la Casa Rosada.

Del resto de los gobernadores de Cambiemos, el referente de Jujuy, Gerardo Morales, no se sumaría a la propuesta del Poder Ejecutivo. El mendocino Alfredo Cornejo ya avanzó con varias medidas para reducir la planta pública y la provincia ya contaba con una prohibición para la designación de familiares. Y Gustavo Valdés, de Corrientes, aún no habría definido qué hacer.

En la provincia de Buenos Aires y en la ciudad de Buenos Aires, el recorte de los cargos políticos comenzó antes. Apenas asumió Vidal recortó el 11 por ciento. Y el último año, el ajuste fue del 20%.

La administración porteña, en tanto, anunció una reducción del gasto político, mediante la implementación de distintas acciones, entre las que se destacan la reducción de cargos jerárquicos, la reestructuración de distintos organismos y una estrategia de convergencia salarial.

“Vamos a ahorrar 1000 millones de pesos hasta el fin del mandato, reduciendo el gasto político”, describieron fuentes cercanas a Rodríguez Larreta. El gobierno porteño reorganizó las estructuras de los ministerios: se suprimieron 29 cargos de autoridades superiores y otros 87 cargos de autoridades media.

El decreto, que según adelantó el jefe de Gabinete, Marcos Peña, se publicaría mañana, extenderá la proscripción hasta los “familiares de segundo grado de consanguinidad o afinidad”. Afectará a unos 40 familiares. Así quedarán alcanzados los padres, hijos, cónyuge, hermanos, abuelos, nietos de funcionarios, yernos y nueras.

Entre los funcionarios afectados están Marcos Peña, y los ministros Jorge Triaca (Trabajo), Gustavo Santos (Turismo), Patricia Bullrich (Seguridad), Oscar Aguad (Defensa) y Rogelio Frigerio (Interior), entre otros.

Apenas unos pocos de los parientes alcanzados por el decreto ya se anticiparon y renunciaron. Todavía resta una gran mayoría, que tendrá tiempo para convenir su salida hasta el 1° de marzo.

Fuente: La Nación