A las 12:50 hora argentina de este viernes finalizó el plazo de 12 horas dado por el presidente de Ecuador, Lenín Moreno, para que los secuestradores presenten una prueba de vida de Javier Ortega (32), Paúl Rivas (45) y Efraín Segarra (60), los tres miembros del equipo de prensa de El Comercio

El mandatario había adelantado por redes sociales que daría una conferencia de prensa. Allí confirmó que los tres cadáveres encontrados horas atrás corresponde a los de los secuestrados, a la vez que hizo “un llamado a la unidad”.

El jefe de Estado canceló su visita a Perú y su participación en la Cumbre de las Américasy retornó de Lima a Quito, junto con familiares de los hombres, quienes permanecen en cautiverio desde el 26 de marzo en Mataje, Esmeraldas, cuando efectuaban su trabajo periodístico en la frontera con Colombia.

“Queridos ecuatorianos, ¡basta ya! Indignación, repugnancia, dolor e ira acompañan al corazón de todos los ecuatorianos. Hemos sido siempre un país de paz, de tolerancia, respeto. No podemos permitir que se juegue con ese bien que ha sido nuestro bien más preciado. En virtud de la respetable y querida vida de nuestros queridos compañeros periodistas, hemos sido tolerantes en el extremo y hemos permitido que se detengan operaciones que anteriormente hemos ordenado. Estaba dispuesto a todos los sacrificios por la vida de nuestros ciudadanos, para que regresen con vida, pero no va más”, sostuvo el Presidente al llegar al aeropuerto de Tababela.

En ese marco, agregó: “No va más, queridos compa­triotas. Doy un plazo de 12 horas a estos narcos para que nos entreguen la prueba de existencia de nuestros queridos compatriotas. Caso contrario, iremos con toda la contundencia, sin contemplaciones, para sancionar a estos violadores de derechos humanos y de todos los principios de la solidaridad. Yo acompaño en el pesar. He venido con los familiares de los queridos periodistas. He sentido como propio el dolor, así como sienten todos los ecuatorianos. El pesar inmenso que nos acompaña”.