Tras confirmarse el femicidio de la joven madre Paola Álvarez, en lo que va del año hubo 16 femicidios en Salta, aunque y a pesar de contar con un Observatorio de “Violencia contra las Mujeres”, no existen cifras oficiales, y los casos son rastreados a través de la publicación de los medios.

 

Femicidios Salta 2017

Andrea Neri : Enero 2017
Élida del Valle Santillán : Enero 2017
Carolina Saracho : Enero 2017
Jimena Salas : Enero 2017
Benita Isabel Sánchez : Febrero 2017
Angélica Serrano Febrero 2017
Cintia Betiana Rodríguez : Marzo 2017
Daniela Guantay : Marzo 2017
Gerónima Romero Bautista : Abril 2017
Camila C.Rodríguez : Abril 2017
Anabela Cruz : Mayo 2017
Marisa Subelza : Mayo 2017
Celina Primitiva Quipildor: Junio 2017
Alejandra Párraga : Junio 2017 – Femicidio vinculado 1 ( su hijo Amir)
Claudia Soledad Saracho : Junio 2017
Paola Álvarez: 17/08/2017

Fuente: Periodista Marta Cesar

16 mujeres… De las que se conocen.

Periodismo con perspectiva de género: el rol de los medios

“Yo también soy la mujer dentro de la bolsa. Hartos y hartas de contar femicidios”, es la leyenda del cartel que cientos de periodistas de todo el país sostienen para una foto que, en realidad, es la excusa para replantearse las prácticas profesionales a la hora de contar los abusos y asesinatos que sufren las mujeres, en el marco de una campaña promovida por Cosecha Roja y la Red Internacional de Periodistas con Visión de Género.

“Los periodistas tenemos una responsabilidad en lo que contamos y en sus formas, nuestra práctica genera discursos en lo social y desde nuestro lugar podemos realizar pequeños aportes para luchar contra la cultura patriarcal”, explicó a Télam Leila Mesyngier, de la red de periodistas judiciales Cosecha Roja.
“Cuando desde el periodismo insistimos en cómo está vestida una mujer atacada sexualmente, cuando divulgamos su Facebook si tenía o no historias de amor, estamos reforzando la idea de ‘se lo buscó’ y, lejos de generar conciencia, reproducimos y fomentamos una cultura machista”, agregó.

La idea de lanzar esta campaña hecha por periodistas y para periodistas surgió en conjunto entre Cosecha Roja -una red latinoamericana de periodistas judiciales nacida tras una capacitación en la Fundación Nuevo Periodismo de Gabriel García Márquez-, y la Red Internacional de Periodistas con Visión de Género en Argentina.

“Cuando encontraron el cuerpo de Daiana García volvimos a subir una foto de una chica de 17 años que había realizado una performance en la Marcha de las Putas con un texto que se titulaba ‘Yo soy la mujer dentro de la Bolsa’. Lo hicimos como una forma de mostrar cómo una adolescente puede sensibilizarse por este tema, de quebrar el discurso hegemónico de que a los más jóvenes no les importa nada”, detalló Mesyngier.

Maximiliano Montenegro, periodista del Diario Popular y miembro de la Red, subió a su perfil de Facebook un texto en el que relata una ficción en primera persona imaginando por lo que pasó Daiana.

“El relato nos impactó mucho, termina diciendo ‘Cuando encuentra un lugar sin mucho tránsito, me deja ahí­. Tirado. Muerto. Como basura’, y pensamos en la forma de ‘descartar’ los cuerpos de las mujeres asesinadas, de lo sistemático de los femicidios y le propusimos que se sacara una foto con el cartel: ‘Yo también soy la mujer dentro de la bolsa'”, describió la editora de Cosecha Roja.

Montengro, a su vez, extendió la propuesta a la Red y allí se ideó la campaña nacional, a la que ya se sumaron periodistas de radio, televisión y medios gráficos de todo el país y también profesionales independientes y estudiantes de comunicación.

“Decimos que somos esas mujeres porque este tiempo es brutal, salvaje y despiadado contra ellas y pensamos que la manera de despertarnos tiene que incomodar al extremo. Buscamos por unos instantes salir de uno y ponernos en el lugar de esa otra, que sufrió, que tuvo miedo, que fue golpeada, que recibió amenazas, que fue vulnerada sexualmente y, finalmente, asesinada”, sostuvo Montenegro en diálogo con Télam.

El periodista señaló que la campaña “busca generar incomodidad” entre los periodistas.

“Somos trabajadores de prensa, y por el modo comercial de la producción de la noticia adoptamos patrones y esquemas que naturalizan la violencia de género”, señaló.

“La minimizamos y así­ perpetuamos el paradigma machista. La verdad que es una pena, porque tenemos una gran oportunidad de quebrar ese discurso. Todos los días”, concluyó.