Una mujer asegura que se le apareció la virgen María en el baño de su casa. Lo extraño es que la aparición no le dejó un mensaje de fe, sino que le dijo que el ateísmo es la posta.

“Desde que se me apareció la Virgen, yo ya no creo en ella”, asegura esta vecina del barrio Autódromo quien pidió la reserva de su identidad antes de relatarnos su historia.

Esta mujer dice que la aparición de una imagen brillante que bajaba del cielo en un primer momento fue confundida con un extraterrestre, pero que luego fue ratificada la imagen virginal tal como la vemos en las estampitas. La luz entró por el ventanuco del baño de la vivienda cuando su dueña se encontraba en medio de un movimiento intestinal.

“Yo desde chica fui creyente de la Virgen, siempre iba a misa, incluso a la procesión del Milagro, pero esa noche, cuando se me apareció María, todo me cambió. Ella me dijo que no tenía sentido creer en la religión católica, ni en cualquier otra, porque de todas maneras nos vamos a cagar muriendo y nada nos va a salvar de eso. Y que el verso del cielo es una chantada de los curas para seguir currando desde hace siglos”, fueron las palabras de esa mujer quien asegura que a partir de esa noche y siguiendo el mandato de la Virgen, se convirtió en atea y ahora está considerando la apostasía como una opción.

Varios vecinos de la zona reportaron avistajes similares esa misma noche, una luz que descendía del cielo “bien piola, amigo”, comentó un vecino también de Autódromo.

Compartir
Artículo anteriorSólo las puntas
Artículo siguienteNi tanto ni tan poco