El Instituto Nacional de la Música anunció 147 proyectos beneficiados con subsidios regionales dentro de la Convocatoria de Fomento 2015. Entre ellos se encuentran más de veinte artistas salteños. (F.A.)

El Instituto Nacional de la Música (INAMU) dio a conocer los beneficiarios de la Convocatoria de Fomento 2015, la cual otorga herramientas para realizar producciones discográficas, música en vivo y difusión.

De las tres líneas de fomento que conforman la Convocatoria, el 15 de febrero se dieron a conocer 147 proyectos musicales que pertenecen a las doce provincias que conforman las regiones NOA, NEA y Centro. Entre ellos, más de veinte artistas salteños.

Según el informe publicado esta semana por el Instituto, estos resultados se suman a los 260 proyectos que se hicieron acreedores de un Vale de Producción para replicar o imprimir arte de tapa de mil discos, que fueron anunciados en enero.

Por último, completando las líneas de fomento, ante las más de 1.600 solicitudes que se presentaron para obtener Subsidios Nacionales, el Directorio del INAMU decidió duplicar la cantidad de beneficiarios, pasando de cincuenta a 150 subsidios de diez mil pesos. Estos se suman a los cincuenta subsidios de cuarenta mil pesos anunciados en un principio. Los resultados de esta última línea de fomento se conocerán a finales del mes de marzo.

“Resulta de suma importancia destacar que esta experiencia cambia la lógica de fomento tradicional al otorgarles a los mismos músicos un protagonismo fundamental. Son ellos, a través de las organizaciones de músicos de cada lugar, quienes participan en las decisiones sobre los criterios de selección de los proyectos a fomentar a su región. De esta manera se continúa con el espíritu que llevó a los músicos a organizarse y luchar por una Ley de la Música realmente federal, donde la participación de las organizaciones de la actividad musical de todo el país está y estará garantizada”, detalla el Instituto en la presentación realizada.

Fomento regional

Durante el mes de diciembre se reunieron los Consejos Regionales de Músicos correspondientes a las sedes NOA (provincias de Jujuy, Tucumán, Salta, Catamarca y Santiago del Estero), NEA (Chaco, Corrientes, Misiones y Formosa) y Centro (Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos.). Los mismos evaluaron las solicitudes presentadas por Vales de Producción y Subsidios Regionales, llegando a un acuerdo sobre a cuales proyectos se les otorgará un beneficio.

En esta convocatoria, los beneficiados salteños fueron Matias Alejandro Casasola, Emanuel Eduardo Cárdenas, de Inspiración; Ángel David Cruz, de Mensajeros; Gustavo Rolando Villalba (Solo Alquimia); Juan Manuel Soto Monzón (Nagoba); Sergio Ezequiel Cañizares (Sauce); Adolfo Gabriel Martínez (LCD); Diego Angel Choque Diaz (Estudios Diego Angel); María Patricia Couto (Abuelas: cantan y cuentan); Federico Manuel Fernández (Descanso Eterno) y Rodrigo Rizzitano (Lunfardo Trío).

Vales de Producción

Se otorgaron 240 vales de replicación de discos y 120 vales de impresión de arte de tapa. El listado de beneficiados se publicó en el Boletín Oficial de la Nación del 13 de enero de 2016, en la página 37.

Esta línea de fomento le ha otorgado una herramienta de producción a 260 proyectos musicales, alcanzando a un total de 763 músicos, pertenecientes a doce provincias que conforman las regiones NOA, NEA y Centro.

En Salta se otorgaron vales de replicación de discos a los siguientes artistas: Carlos Leonel Cruz Penna (Yabú), Diego Gabriel Fernández (El 20), Emilio Gabriel Tello (Emilio Tello), Juan Ignacio Sanez (La Discepolin), Mauricio Alexis Tiberi (Mauricio Tiberi), Pablo Ávila (Don Quijano), Víctor Emilio Jorge (Gauchos de Acero), Víctor Hugo Conti (Víctor Conti).

Quienes recibieron vales de impresión de arte de tapa en Salta fueron Genaro Alfarano (La Wanaka) y Luis Carlos Ecobar (DJ Luchex).

Subsidios Nacionales

El 29 de diciembre de 2015 y el 11 de febrero de 2016 se reunió el Comité Representativo de la

Actividad Musical con el objetivo de evaluar las solicitudes presentadas para los Subsidios Nacionales. Debido al gran número de proyectos presentados, más de 1.600, el Directorio del INAMU decidió duplicar la cantidad de beneficios, pasando de 50 a 150 subsidios de $10.000, más los 50 de $40.000 anunciados en un principio.

Según promueve la llamada Ley de la Música (Ley 26.801), son los representantes de las organizaciones de músicos de cada provincia los que pueden participar del Consejo Regional de Músicos de cada región.

En esta Convocatoria, como ejemplo, la sede del INAMU de la región Centro recibió a los representantes del Sindicato de Músicos de Córdoba, Asociación Civil Tocolobombo (Rosario, Santa Fe), Santafesinos Unidos por la Música Autogestionada –SUMA– (Santa Fe), Asociación Civil SONAR (Córdoba), Asociación Civil CIMA (Entre Ríos), Asociación Civil la Luciérnaga (San Francisco, Córdoba), Asociación Civil El Qubil (Rosario, Santa Fe) y a la Asociación Civil Unión Entrerriana de Músicos Independientes -UEMI- (Concepción del Uruguay, Entre Ríos). Lo mismo ocurrió en las sedes NOA y NEA, donde se reunieron los representantes de las organizaciones de músicos de cada región, tal como promueve la Ley.

Historia de una utopía

El INAMU se puso en marcha el 10 de octubre de 2013. Diego Boris, un músico under que trabajó durante años en la Unión de Músicos Independientes y trabajó arduamente para que se sancionara la Ley de la Música, fue designado presidente. A principios de 2014, explicaba que “el INAMU fue creado para promover, fomentar y estimular la actividad musical en todo el país. Para proteger la música en vivo brindando espacios para tocar. Impulsar la producción de discos, su distribución y difusión. Además, deberá educar a los músicos en aspectos como la propiedad intelectual y contribuir a la formación y a su perfeccionamiento”.

Para poder funcionar correctamente, el INAMU precisa músicos locales que trabajen en cada región. “Esta ley necesita de una actividad protagonista. No se va a poder cumplir en profundidad si no están los músicos organizados en cada provincia. Son los que van a garantizar la definición de cuáles son los requisitos que cumple un músico para acceder a beneficios en la provincia, cómo se va a conformar el circuito estable de música en vivo, el circuito cultural social con las entidades de bien común o barrios de difícil acceso”, explicaba Boris cuando estos beneficios eran apenas un proyecto.

“El INAMU solucionará una instancia del proceso musical, el resto tendrá que resolverlo el músico. Tampoco hay tantos músicos que hayan pasado las etapas de composición, de armado de una banda, de grabación. Creemos que va a haber un equilibrio entre lo que hay para dar y la necesidad de los músicos. Y si hay más necesidad, se buscarán más recursos para dar más respuestas. Lo que sí: no está bueno asustarse porque haya mucha gente que elija la música como lenguaje de comunicación. Si son muchos, bienvenidos sean”, anticipaba el presidente del INAMU.

Formación al alcance

En la página web del organismo (inamu.gob.ar) están disponibles diferentes manuales de formación, destinados a fortalecer la capacidad y la preparación de los músicos argentinos. Los textos pueden leerse online o descargarse.

El “Manual de Formación Nº 1: Derechos Intelectuales en la Música”, es, según el INAMU, “una guía fundamental para que tengas la información necesaria para saber decidir y no firmar contratos que te perjudiquen. Vas a conocer los tres derechos que existen en Argentina (Derecho de autor, Intérprete y Productor Fonográfico -producciones independientes-), con explicaciones claras sobre como registrar y cobrar por nuestra obra y cuando tocamos en vivo. Además, recomendaciones sobre cómo relacionarse con las editoriales”.

El “Manual de Formación Nº 2: Herramientas de Autogestión”, es “una herramienta útil para el desarrollo de las distintas fases que componen la actividad artístico-musical. Con textos sobre producción musical, prensa y difusión, realización audiovisual, medicina orientada al músico y música en vivo”.

El “Manual de Formación Nº 3: Más letra para nuestras letras”, es “una colección de textos de reconocidas personalidades de nuestra música popular, representativas de distintas generaciones, zonas geográficas y géneros musicales, con consejos, análisis y testimonios sobre el proceso de escritura de canciones. Quien aborde esta colección dispondrá de un abanico más amplio de opciones cuando se deba elegir cómo redondear una frase, transmitir un concepto o una emoción”.