Los testimonios brindados este lunes en el Tribunal Oral Federal por cinco ex integrantes de la UOM detenidos y torturados durante la última dictadura en Villa las Rosas fueron escalofriantes. Fue en el marco de un nuevo juicio por lesa humanidad.

En una nueva jornada del juicio por crímenes de lesa humanidad realizados durante la década del setenta en nuestra provincia, cinco ex detenidos brindaron testimonios en el Tribunal Oral Federal de Salta.

Las cinco personas que declararon pertenecían en ese momento a la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) y fueron detenidos y torturados tras el golpe del 24 de marzo del 76.

Mario Amelunge Vargas, ex secretario general de la UOM, relató su padecimiento en Villa las Rosas: “Yo estuve casi dos años incomunicado en una celda sin baño. Tenía una ventana pero la habían tapiado. Solo nos sacaban después de la una de la mañana durante unos minutos para hacer nuestras necesidades. Nos daban golpizas. Muchos se volvían locos. Empezaban a gritar y les ponían una inyección para dormirlos dos o tres días”, recordó, según informa El Tribuno.

Mario Amelunge Vargas, Román Vázquez, Alfredo López, Dardo Zuleta y Augusto Zambrano formaban parte de la UOM en 1976 y fueron detenidos después del golpe de Estado. Los referentes metalúrgicos, sin embargo, quedaron libres luego de ser sometidos a “consejos de guerra”, en los que fueron juzgados y condenados por los militares. Al grupo lo acusaban de supuesta tenencia de armas de alto poder.

“Me apresaron en la madrugada del 24 de marzo en mi casa. Me pusieron una capucha y me llevaron. Me sumergían de cabeza en el agua reiteradamente”, declaró Vargas ayer ante el Tribunal Oral Federal.

El testigo también describió que le aplicaban la picana eléctrica en los testículos y que él y sus compañeros estaban “desaparecidos” porque sus familias no sabían nada de ellos.

El exsecretario general detalló que lo alojaron en un cuartel del Ejército y que luego lo llevaron a Villa las Rosas, al penal de Sierra Chica en Buenos Aires y a la penitenciaría de La Plata, donde lo liberaron. En total cumplió cinco años preso.

“Una madrugada nos trasladaron a Sierra Chica, que era una de las peores cárceles. La humedad era tremenda. Nos sacaban desnudos. Muchos vomitaban sangre y se enfermaban de tuberculosis”, recordó.

Los líderes de la UOM en Salta estaban identificados con sectores conservadores opuestos al gobierno de Miguel Ragone. Incluso está registrado que varios participaron de una manifestación en la que se tomó la Casa de Gobierno durante la gestión del exmandatario, desaparecido días antes del golpe de Estado.

Román Vázquez, que fue vocal de la UOM, declaró que lo arrestaron el 27 de marzo de 1976 y que recuperó la libertad siete meses después. “En Villa las Rosas la pasamos mal. Estábamos en un pabellón de presos políticos. Me tuvieron 12 días con los ojos vendados. No nos daban de comer. Solo me preguntaban dónde estaban las bombas”, indicó.

Alfredo López, que tuvo el cargo de secretario administrativo del sindicato, relató que permaneció incomunicado dos años en la cárcel de Villa las Rosas y que también estuvo en Sierra Chica.

“Me detuvieron la noche del golpe. Me hacían el submarino y me preguntaban dónde estaban las armas. Salí después del consejo de guerra”, dijo Dardo Zuleta, que era vocal de los metalúrgicos y vivió un mes en el penal de Salta Capital.

Augusto Zambrano, que en 1976 era secretario adjunto de la UOM, contó que llegó a estar cuatro años preso y que pasó por Villa las Rosas, Sierra Chica y La Plata.

El Tribunal Oral Federal juzga homicidios, secuestros y torturas perpetrados contra 18 víctimas en la década del setenta. Están imputados los coroneles retirados Miguel Raúl Gentil y Vírtom Modesto Mendíaz; el exdirector de Seguridad de la Policía, Joaquín Guil y los excomisarios Antonio Saravia, Abel Guaymás y Néstor Liendro.