No se tenían noticias de Fernanda Chacón desde el viernes. Su familia hizo la denuncia el domingo, pero el Estado no la buscó y hasta que no estallaron las redes sociales, no apareció. La trama que descubre su caso permite analizar, debatir y pensar qué significa vivir en una sociedad en la cual la violencia contra las mujeres es noticia cotidiana.

Fernanda Chacón es víctima de violencia. De muchas. Hoy se suma otra. Su familia denunció el domingo a la noche en la comisaría 29 que no tenían noticia de ella desde el viernes 21 de julio, a las 14, cuando tomó el colectivo 146 hacia Villa Devoto. Fernanda tenía encima el botón antipánico, único resguardo que le dio el Estado para protegerla de las amenazas de su ex marido, preso y condenado por abusar de ella. La había amenazado con matarla en cuanto saliera, contó Fernanda en varios medios. Incluso se presentó a la justicia y solicitó el apoyo del Consejo Nacional de la Mujer para impedir que le otorgaran las salidas transitorias, mostrando pruebas de esas amenazas.

Pero Fernanda además es feminista y presidenta de la Asamblea Contra la Violencia de Género y en ese rol acompañó cada reclamo de justicia de la familia de Araceli Fulles, la joven masacrada en abril en San Martín.

Estos dos datos hicieron estallar la alarma por su desaparición.

Las redes sociales comenzaron a hacer circular el alerta el lunes, cuando sus amigas se enteraron de la situación en la actividad que se realizó frente a la casa de la provincia de Misiones por Victoria Aguirre, presa por el crimen que cometió su violenta pareja.

Ese impulso virtual logró que casi todos los medios comerciales publicaran la foto de Fernanda y el pedido de difundirla.

El objetivo era uno: encontrarla cuanto antes.

Y viva.

Recién a las 17 de hoy esa buena noticia pudo confirmarse, pero para llegar hasta ese final feliz –sí: muy feliz para todas las personas que no durmieron por buscarla- tuvieron que suceder un montón de cosas importantes.

Analizarlas es clave, pero no simple.

La trama de violencia que soportan las mujeres siempre es compleja.

El dato clave

La pesadilla de la situación personal de Fernanda y la impunidad que rodeó el femicidio de Araceli fueron los elementos que condicionaron la mirada sobre su desaparición. En redes sociales, medios y organizaciones predominó ese enfoque y con razón: googleando su nombre, lo que se encontraba inmediatamente era una seguidilla de notas alarmantes que gritaban el peligro de su situación personal. Todas ciertas, todas de diferentes fuentes: ClarínLa NaciónPágina, blogs “contrainformativos”, etc, etc.

En el barrio, en cambio, el enfoque era otro: el mismo día había desaparecido el hermano de Araceli Fulles. El dato se difundió y lo recogió el personal especializado de la municipalidad de San Martín que acompaña a víctimas de violencia. Se comunicaron entonces con la mamá de Araceli, que estaba en Mar del Plata y les respondió: “Dos más dos es cuatro”.

Esa línea de especulación se confirmó cuando, enterado de la difusión de su búsqueda, el hermano de Araceli se comunicó con su mamá para avisarle que estaba bien. “Me dio a entender que estaba con Fernanda”, informó.

No era suficiente. Nadie como ella, que padeció la (des) información plantada para desviar la investigación de la desaparición de su hija, sabía qué significaba la mera palabra de su hijo en ese contexto.

Entonces volvió a llamarlo y le pidió que ponga a Fernanda en altoparlante.

Cuando escuchó su voz, nos mandó el siguiente mensaje: “Está bien”, acompañado por el emoticón del pulgar arriba.

Eran las 13.17 de este martes.

A esa misma hora -según consta en el comunicado que el Ministerio Público Fiscal difundió a las 16- Fernanda llamó a la fiscalía para reportarse. Le explicaron que una investigación por desaparición solo se cierra cuando la persona se presenta y por eso le dieron la opción de apersonarse en la comisaría donde se radicó la denuncia o en la fiscalía N° 8, que funciona en Comodoro Py.

A las 17 Fernanda se presentó en la comisaria.

El caso estaba, al fin, cerrado.

El problema de aparecer

Es lógico que en una sociedad que padece un femicidio diario las desapariciones de mujeres enciendan todas las alarmas.

Es lógico también que no se confíe en ninguna información que no sea la propia persona diciendo: “estoy bien”.

Lo que no es lógico en este caso, son otras cosas y de tan variado tipo que no es fácil enumerarlas, analizarlas y, en lo posible, aprender algo bueno de algo tan malo, doloroso y permanentemente vapuleado en el ring de la negación social como lo es la violencia contra las mujeres.

Está claro que en el caso de Fernanda el Estado no hizo nada hasta que no se agitó la red social.

Está claro también que la llave estaba en el barrio y no en las redes virtuales.

Lo que no parece tan claro, al menos para las abogadas que acompañan estas denuncias, es que la única herramienta legal que protege a las víctimas desaparecidas, sus familias y entorno y motoriza efectivamente la búsqueda de las personas es el habeas corpus. Así lo entendieron las Madres de Plaza de Mayo en el momento de mayor violencia institucional y así debe entenderse hoy, cuando queda claro que las investigaciones policiales sobre los casos de femicidios han sido siempre en el mejor de los casos, ineficientes y muy frecuentemente, cómplices de su impunidad. El habeas corpus tiene varias virtudes: obliga al Estado a responder muy rápido qué está haciendo para encontrar a esa persona, lo puede presentar cualquiera –cualquiera: no tiene que ser necesariamente abogado o familiar-, puede hacerse tanto oral como escrito –sin forma requerida-  y, lo que no es un detalle menor, le quita a la policía el monopolio de la investigación y, consecuentemente, de filtrar a la prensa información. Dato no menor si se tiene en cuenta que cuando esa persona aparece queda así expuesta a la violencia que ahora acecha a Fernanda: la difusión pública de los detalles de su intimidad. En este caso, además, la expone nada menos que al peligro de que esa información llegue a su violento ex.

Y así, el círculo se cierra: desaparecer es una tragedia y aparecer, un drama.

Queda, además, para el debate de cada organización feminista analizar las lecciones que nos deja Fernanda. No se trata de apaciguar los gritos desesperados ante la desaparición de una mujer, sino de no juzgar su aparición.

Y si hay dedos apuntando, cantar como Miss Bolivia: “A la gilada, ni cabida”.

Vivas nos queremos.

Fuente: .lavaca.org bajo el titulo “Las lecciones que nos deja la aparición de Fernanda”