Mientras el gobernador Urtubey participaba de la inauguración del cajero automático del Banco Macro en La Unión, más de 100 estudiantes se dirigían al edificio escolar donde funciona el colegio secundario de La Misión, pero tuvieron que volverse a sus casas por falta de luz en las aulas. En enero hubo un incendio en la institución.

SA)

La situación del colegio 5235 es dramática, luego del incendio de enero, que afectó la instalación eléctrica, tres aulas quedaron sin luz, y el secundario quedó sin clases.
Esto se suma a que 5to año no tiene aula y los alumnos deben cursar en un lugar donde funciona el primario de adultos, pero que tampoco tiene luz. Entonces los alumnos que egresarán éste año aún no han tenido clases como corresponde.
El primer año, que es el más concurrido, además de tener solo una hora de clase por falta de luz, está sobrepoblado y nunca se desdoblo, a pesar de haber sido un compromiso del Ministerio, no cumplido.
Por otro lado, trabajan 2 ordenanzas hace más de 2 años y todavía no se aprueba el expediente, solo cobran $1.200 que paga el municipio. El trabajo es precario también porque no tienen nada para limpiar, ni siquiera lavandina para los baños.
Como dijo una madre “en vez de mejorar estamos cada vez peor”. Esto sucede lógicamente porque luego de 2 años hay más cursos y más alumnos, muchos que pidieron pase desde la agrotecnica, y ninguna obra para dar respuesta a ésta demanda.
“El Ministerio de Educación y el Gobierno de Salta dicen “no hay plata”. Es imposible creer esto cuando se ve políticos cada vez más ricos. Sin ir más lejos, en Anta el gobernador Urtubey pactó políticamente con Olmedo perdonándole la deuda de $266.000.000 que tenía por el fraude en las tierras fiscales de Salta Forestal. Si bien el 50% de éste dinero iba a ir a municipios de Anta, equivalían al presupuesto de unos 10 colegios como el de la Misión. Evidentemente los políticos están ocupados en destinar recursos públicos para hacer negocios privados y no para garantizar el derecho a una educación digna y de calidad que favorecería a los jóvenes a salir adelante y así dejar de ser Rivadavia el departamento más pobre de Salta.
No falta plata, sino más bien, decisión política”, denunciaron mediante las redes sociales pobladores de la zona.