El gobierno nacional planea de nuevo relanzar el Plan Belgrano para las provincias del NOA y NEA en donde se insiste en que se trata de puros anuncios. Son escasos los montos per capita que se emplearon en el 2017 según números oficiales.
Ya tiene tres años de existencia y desde siempre fue presentado por La Casa Rosada como la herramienta para el desarrollo del norte del país en donde abundan los dirigentes políticos, intendentes y legisladores que se quejan de los muchos. Tal vez por ello el gobierno nacional (lo anuncio ayer el diario La Nación) adelanto que para fines de febrero habrá reuniones en Salta y Resistencia en donde se buscará darle “más visibilidad” al supuesto Plan.

 

Así lo explicó a LA NACION, Alfredo Vara, jefe de gabinete del plan. “Este cambio se debe a que estamos convencidos de que para hacer viable el desarrollo el sector privado debe participar en aquellos espacios en los que puede hacerlo. Y la inversión en infraestructura es el caso”, dice.

 

Desde la oposición cuestionan que se recortaron transferencias para obras a las provincias alcanzadas por el plan que incluyen a la nuesta y a Tucumán, La Rioja, Catamarca, Misiones, Corrientes, Chaco, Formosa y Santiago del Estero. “La respuesta oficial es que la mirada es “regional” y no por distrito y que los presupuestos son plurianuales. Y hay quejas de gobernadores y empresarios por la “lentitud” de algunas obras, que incluso venían de la gestión anterior (del programa Norte Grande) y porque no se suman nuevas. El Belgrano no tiene presupuesto propio, sino que coordina los ejecutados por diferentes ministerios”, enfatizó el diario La Nación ante lo cual el Vara responde: “No somos ejecutores; coordinamos la planificación y que se prioricen las inversiones en la región -señala Vara-. Es un trabajo transversal con los ministerios; hacemos monitoreo y control. También capacitación, para que los territorios abarcados formulen proyectos y los presenten; eran zonas donde faltaba ‘gimnasia’ en esa área”.

 

Los productores de economías regionales tenían expectativas en que la mejora de la infraestructura bajaría costos, pero señalan que el proceso es menos dinámico de lo esperado. Desde la Asociación Civil de Productores Agrícolas y Ganaderos del Norte (Apronor), Roberto Palomo apunta que hay mucha diferencia en la velocidad de ejecución de los trabajos en las distintas jurisdicciones. “En trenes se empezó desde el norte, por Pampa del Infierno, en Chaco, y en autopistas en Tucumán, se ve poco avance”, explica. En el caso del Belgrano Cargas, la reconstrucción incluye 110 kilómetros en esa provincia.

Vara admite que hay “mucha expectativa y ansiedad”, pero que el plan es “a largo plazo” y no de “mejoras parciales en dos o tres años”, y agrega que se debe pensar el norte como una región que debe tener un “extra”, pero sin abandonar al resto del país. Afirma que los tiempos previstos se cumplen y que cuando en 2017 se habló de subejecución eran “retrasos en los desembolsos pero no en la ejecución”.

Según el último informe de la Jefatura de Gabinete, de fines de 2017, Catamarca es la provincia que recibirá más dinero per cápita en infraestructura en el marco del Belgrano, con $5164. Le siguen La Rioja ($5057), Formosa ($4796) y Corrientes ($3988). Después se enlistan Chaco ($3781), Jujuy ($ 3605), Salta ($3425), Santiago del Estero ($3128), Misiones ($2834) y Tucumán ($2252).