Siguiendo con la política de eliminación de impuestos que gravan a la actividad agropecuaria, el macrismo nacional eliminó las retenciones a la exportación de productos orgánicos.

El Gobierno suprimió las retenciones que regían a las exportaciones de productos orgánicos, de origen vegetal, que no contengan soja, en el marco de su política de eliminación de impuestos que gravan a la actividad agropecuaria, y que ya alcanzó a al trigo, el maíz, el girasol y las economías regionales.

Lo hizo a través del decreto 361/2016, que fijó “en la alícuota del 0% el derecho de exportación para los productos que revistan la condición de orgánico, conforme la legislación nacional y que cuenten con la correspondiente documentación oficial que así lo acredite”.

En el mismo destacó que la Argentina “presenta condiciones agroecológicas altamente favorables para la producción orgánica, posicionándose como el segundo país del mundo en cantidad de hectáreas bajo seguimiento orgánico”.

Además, indicó que “la producción orgánica tiene por objetivo principal la elaboración de alimentos de calidad, mediante la aplicación de técnicas y utilización de insumos que aseguren la preservación del medio ambiente, garantizando la sustentabilidad del sistema productivo”.También remarcó que “la demanda de productos orgánicos representa un mercado con alto potencial de desarrollo nacional, encontrándose además en continua expansión a nivel internacional”.

En consecuencia, concluyó que “resulta conveniente dictar medidas que propicien un incentivo para exportar productos de tipo orgánicos, en tanto generará asimismo una mayor producción de mercaderías con valor agregado”.

Fuente: El Cronista Comercial