Luego de que el Frente Grande y el Movimiento Evita de Salta anunciaran que se incorporan al frente de Romero – Olmedo; el presidente de la Mesa Nacional del Frente Grande, Daniel San Cristóbal, emitió un duro comunicado. Calificó a los dirigentes salteños de antidemocráticos, oportunistas y cobardes.

El pasado martes la solicitada firmada por Diego Saravia y otros dirigentes del FG había generado desconcierto. Allí se declaraban fervientes defensores del proyecto nacional, acusaban a Urtubey de no responder al proyecto K pero decidían incorporarse al romerismo.

Ayer por la noche, la conducción nacional del Frente Grande rechazó ese alineamiento y empleó duros términos para referirse a los cuatro dirigentes de Salta. El presidente de la Mesa Nacional del Partido, Daniel San Cristóbal, enfatizó que se trata de “oportunismo político que roza la cobardía”, en tanto en los próximos días la agrupación realizará una reunión de la dirección nacional, donde se continuará debatiendo de modo amplio y plural los apoyos que el Partido brindará en las próximas elecciones pero “dentro del proyecto nacional que lidera Cristina”.

San Cristóbal apuntó que “rechazar el debate anunciando a través de una solicitada el apoyo de un partido político donde se contradice la definición partidaria nacional y sin mediar discusión interna, es cuanto menos antidemocrático, y dice bastante de quienes actuaron de ese modo”.

Por otro lado, ironizó que Romero, a quien señalan estos representantes como “garante de la necesidad de cambio” en el documento publicado, seguramente no los defraudará, en tanto representa cabalmente la ideología neoliberal en nuestro país, las privatizaciones, relaciones carnales con Norteamérica, impunidad a la represión, desempleo y desigualdad tópicos abiertamente opuestos a los que impulsa el proyecto que lidera Cristina Fernández de Kirchner a nivel nacional y el Frente para la Victoria en todo el país.