Las nuevas aerolíneas replantean sus planes de vuelo locales. Flybondi debutará con Córdoba-Mendoza, antes que Córdoba-Buenos Aires; Andes redujo frecuencias, hasta que lleguen nuevos aviones; Amaszonas postergó algunos vuelos.

Mientras el mercado aéreo argentino sigue reconfigurándose, algunas de las empresas ya autorizadas para empezar a operar o para sumar rutas reorganizan sus estrategias. Flybondi, que tiene el objetivo de convertirse en la primera low cost nacional, no iniciará sus vuelos con la ruta Córdoba-Buenos Aires, como anunció originalmente, sino que en los primeros meses cubrirá Córdoba-Mendoza. Su CEO, Julian Cook, ratificó que seguirá batallando para que el Gobierno elimine el piso tarifario.

En Norwegian Air Argentina, aerolínea local del grupo Norwegian, ratificaron a este diario sus planes de volar en el país entre fines de este año y principios del próximo. “El equipo sigue creciendo; seguimos tomando gente”, dijeron. Pidieron 156 rutas.

Por su parte, Andes -opera desde hace 11 años en el mercado- sumó dos nuevos aviones a su flota, redujo a una frecuencia la ruta Córdoba-Buenos Aires para poder cumplir con los horarios (en diciembre volverá a dos) y en el primer trimestre de 2018 incorporará tres nuevos destinos desde Buenos Aires.

La aerolínea boliviana Amaszonas -con planes de expansión en el mercado argentino y sudamericano- postergó hasta diciembre el vuelo Córdoba-Santa Cruz de la Sierra (Bolivia); estaba anunciado para mediados de este mes. En la empresa indicaron que la demora se debe a que le faltan algunas autorizaciones aeroportuarias locales. Consultada, la ANAC no dio detalles sobre los temas pendientes.

Cook, de Flybondi, dijo que el primer avión (un Boeing 737-800 adquirido por leasing) lo recibirán a fines de octubre y tendrá base en el aeropuerto cordobés Ambrosio Taravella. A diferencia del plan original, comenzarán a volar desde allí a Mendoza y no a Buenos Aires.

La razón del cambio es que entienden que a fines de enero podrían operar desde El Palomar, donde la inversión a realizar ronda los US$ 30 millones. “Aeroparque no sólo tiene más costos, sino que no es nuestra estrategia; preferimos directamente arrancar en el otro aeropuerto para no dar un mensaje confuso a los clientes.”

Espera, en dos semanas, tener definiciones sobre la estación aérea bonaerense, que será base del segundo avión que recibirán a fines de noviembre. En lo que queda de este año analizan qué otras rutas sumarán desde Córdoba; podrían ser Iguazú y Bariloche.

Flybondi tiene autorizadas 43 rutas de cabotaje y 42 internacionales por 15 años. Cook esperaba cobrar $ 500 el tramo Córdoba-Buenos Aires, pero la tarifa mínima establecida por el Gobierno es de $ 788. “Para nosotros es un tema muy importante. Vamos a seguir batallando, estamos hablando mucho con las autoridades y averiguando alternativas -insistió el CEO-. La Argentina es el único país del mundo que tiene una tarifa mínima; es una locura. Puede estar 20% más baja con 10 días de anticipación, pero es absolutamente clave que nos dejen vender al precio que hace sentido; tenemos costos más bajos, somos rentables a precios más bajos.”

Reiteró que la clave es la relación entre precio y volumen; mientras más baja la tarifa, más demanda: “Si no podemos bajar el precio, el crecimiento será menor, no se duplica el mercado sin tarifas bajas; crecer al 15% no es duplicarlo”.

Cook también confirmó que sigue el “diálogo” con los sindicatos para conseguir que los pilotos vuelen más horas (12 diarias frente a 8 o 9 de una aerolínea tradicional).

Bernardo Racedo Aragón, gerente de Ventas de Andes, explicó que a comienzos del año próximo sumarán, desde Buenos Aires, vuelos a Comodoro Rivadavia, Neuquén y Tucumán. Hoy cuentan con siete aviones y suman en estos días diez comandantes y más tripulantes. Con pasajes de $ 788 para el tramo Córdoba-Buenos Aires, apuntó que tienen “muchas ventas en la web y de último momento”. Es que en las otras líneas que cubren la ruta -Aerolíneas Argentinas y Latam- el precio sube a medida que el vuelo se acerca.

Todavía no tienen precisión sobre cuándo operarán las tres rutas internacionales que ya tienen autorizadas (Lima, San Pablo y Santiago de Chile). “Vamos planificando y ordenándonos para ser competitivos y cumplir con lo que anunciamos”, señaló Racedo Aragón.

Fuente: La Nación