Randazzo bajó línea a sus operadores para que se clausuren las hipótesis de que podría alejarse del peronismo e ir en un frente con Massa.

“Del peronismo no me voy”. Florencio Randazzo repitió, como un mantra, el mensaje para trasmitirle a sus socios que no analiza -ni analizó- la opción de ir por fuera del PJ algo que, entiende, le gustaría a la Casa Rosada.

“No hay margen de que no nos deje competir en la PASO peronista pero si eso ocurriese, me vuelvo a mi casa. Por afuera del peronismo, no voy a ser candidato ¿Está claro?” le dijo, en charlas simultáneas, Randazzo a sus principales operadores.

“¿Y Sergio?” lo interrogó uno sobre la variable Massa. “Si quiere venir a las PASO del peronismo, no se lo puedo impedir” respondió Randazzo pero enterró la chance de un hipotético pacto con el jefe del Frente Renovador.

Randazzo fantasea con un massismo sin Massa, y seducir a sectores, dirigentes y votantes que en estos años apostaron al tigrense. El ex ministro interpreta que a Massa le cuesta retener peronistas por su pacto con Margarita Stolbizer y porque a los dirigentes del PJ los seduce volver al partido a pelear una interna.

“Estoy en el peronismo desde 1982 y jamás me fui. No me voy a ir ahora, no le voy a dejar el peronismo a La Cámpora ni a nadie” le trasmitió Randazzo a su mesa chica para que retransmitan el mensaje.

La notificación es, en paralelo, para el PJ territorial que junto a los grupos K empuja la unidad. Ese club, que debutó con un asado en Caballito, lo comandan Martín Insaurralde, Fernando Espinoza y Máximo Kirchner y pretenden aislar a Randazzo. Ese grupo volverá a reunirse hoy pero sumará a partidos y dirigentes que no son del PJ, como Martín Sabbatella y Luis D’D’Elía.

Randazzo quiere seducir a Felipe Solá pero, además, espera que otros actores del FR se integren al espacio por el que será candidato a senadora. Ayer, Héctor Daer, triunviro de la CGT y diputado nacional, confirmó que deja el FR.

Unas semanas atrás, en su raid de charlas silenciosas, Randazzo se reunió con Facundo Moyano. Con Solá estuvo distanciado durante años pero se reconciliaron en octubre pasado, con una cena mano a mano en el restaurante Oviedo.

El martes pasado, tras una encuentro en el Palacio Raggio, Alberto Fernández fue el primero que migró del massismo para sumarse al staff de Randazzo.

En un solo movimiento, el ex ministro anudó tres definiciones: que será candidato en las PASO -“contra quien sea”, jura-, que no contempla ninguna negociación con Massa y que no irá por fuera del PJ, lo que -entiende- resultaría funcional a Mauricio Macri.

El fin de semana, luego de haber avanzado en varios acuerdos -la incorporación de Fernández, el respaldo explícito de la UOM y el salto de Daer- Randazzo se dedicó a apagar el rumor de que exploraba un acuerdo con el tigrense para ir, juntos, por fuera del PJ.

“Eso es lo que quiere el gobierno. Que vayamos por afuera del peronismo, y si es solos mejor. Pero no va a ocurrir”, le trasmitió el ex ministro a su mesa chica ayer en una reunión en sus oficinas del centro porteño.

Y, en lo que se perfila como slogan de campaña, repite que dio su palabra de que irá a la PASO del peronismo y lo hará en las condiciones que sea.

Fuente: Clarín