Por decisión del Superior Tribunal de Justicia la causa por la desaparición del joven Daniel Solano pasa al fuero federal. De esta manera la justicia provincial de Río Negro se desentiende de la causa.

“En un lamentable, simple y penoso fallo el Superior Tribunal le pasa la pelota a la justicia federal para que pase el tiempo y se canse la familia Solano”,menionó el abogado de la familia, Sergio Heredia.

Ayer, la Cámara, integrada por los jueces María Evelina García Balduini, Gastón Martín y Oscar Gatti, citó a todas las partes al juicio. Ahora cada una de ellas tendrá 15 días hábiles para ofrecer la prueba que pretenderá exponer en el juicio oral como el listado de testigos, los peritos, etc.

La primera notificación fue para el fiscal de Cámara subrogante Miguel Fernández Jadhe. Cumplidos esos quince días hábiles, comenzará a correr el mismo plazo para los abogados de la querella, Sergio Heredia y Leandro Aparicio.

Luego será el turno de las cuatro defensas distintas de los siete imputados: Ricardo Thomson, que representa a Héctor Martínez y Pablo Bender; Pablo Barrionuevo, que defiene a Juan Barrera; el defensor oficial a cargo de la defensa de Diego Quidel, y el nuevo profesional que deberán designar los policías Sandro Berthe, Andrés Albarrán y Diego Cuello quienes tenían como abogado defensor a Heves Tejeda pero el profesional falleció en noviembre de este año.

Los imputados están todos en libertad tras haber cumplido los requisitos de la caución real que les había impuesto el juez de la causa como condición para la excarcelación.

Los siete policías habían sido detenidos el 19 julio de 2012, acusados de secuestrar y asesinar al trabajador “golondrina” en la madrugada del 5 de noviembre de 2011. El delito que se les atribuye, en algunos casos como presuntos coautores y en otros como partícipes primarios, es “vejaciones, privación ilegal de la libertad y desaparición forzada de persona, en concurso real”, que se reprime con prisión perpetua.