El cabo de la Policía de la Provincia Juan Carlos Cardozo fue imputado por el delito de homicidio agravado por el abuso de la función y por alevosía, calificado por el uso de arma de fuego en perjuicio del menor Nahuel Salvatierra. Fue asistido por un defensor oficial y decidió no declarar. 

La Fiscalía Penal 3 de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas, a cargo de Rodrigo González Miralpeix, realizó el viernes la audiencia de imputación a Juan Carlos Cardozo, acusado de haber disparado a un menor de 17 años con su arma reglamentaria en la cabeza, provocando su muerte.

El efectivo policial fue asistido por un defensor oficial y tras conocer el delito que se le imputa, decidió no prestar declaración. Cabe recordar que su compañero, el sargento Emiliano Gastón Aguilera Alanís, el día anterior fue imputado como coautor del mismo delito y en su declaración habló de un ataque de los jóvenes a los que intentaban despejar.

El fiscal se encuentra a la espera de los resultados de diversas pericias solicitadas y ya solicitó el mantenimiento de la detención de Aguilera Alanis y de Cardozo.

Compartir
Artículo anterior¡Stop!
Artículo siguienteA bailar a la orilla