Para evitar el cara a cara, no habrá más mediaciones en las causas de acoso callejero en la Ciudad de Buenos Aires. El fiscal general de la Ciudad prepara una resolución para unificar el criterio de actuación en estos casos.

A 24 horas de que entre en vigencia la nueva ley que sanciona el acoso callejero en la ciudad de Buenos Aires, el fiscal general del distrito, Luis Cevasco, prepara una resolución en la que unificará el criterio de actuación cada vez que una mujer presente una denuncia, informaron hoy fuentes judiciales.

Cevasco, a cargo del Ministerio Público Fiscal de la Ciudad, recordará en ese escrito, como primera medida, que la mediación está prohibida en los casos de violencia de género, consignaron las fuentes a Télam.

La resolución que se presentará en un plazo de dos meses es una respuesta a la polémica que desató la semana pasada lo que se suponía fue el primer caso en que una mujer logró llevar a su acosador a la justicia.

El pasado 16 de mayo, la justicia resolvió en una mediación que un taxista que había perseguido a Lucía Cabrera durante dos cuadras debía realizar un curso sobre derechos humanos.

El problema surgió porque la ley de acoso callejero, que aprobó la Legislatura porteña en diciembre de 2016, todavía no estaba en vigencia, por lo que la fiscal que llevó la causa decidió resolver el conflicto con una mediación entre acosada y acosador y sancionar al hombre por “hostigamiento”, una figura que abarca desde ruidos molestos hasta problemas de medianera.

Pero la ley nacional contra la violencia de género prohíbe expresamente en su artículo 28 la mediación cuando se trata de agresiones contra la mujer.

El conflicto dejó al descubierto las dudas que, a un día de entrar en vigencia genera la ley que sanciona el acoso callejero.

Por eso, la nueva resolución que prepara Cevasco apunta a que los acosadores sean castigados con una “suspensión del proceso a prueba”, conocido como “probation”, que a diferencia de la mediación implica un seguimiento por parte de la justicia para garantizar que se cumpla efectivamente la pena, según explicaron fuentes judiciales.

La ciudad de Buenos Aires cuenta con cinco fiscalías especializadas en violencia de género de alto riesgo, pero los casos de acoso callejero, en cambio, deberían tratarse en todas las fiscalías.

Sin embargo, la intención de Cevasco es que estos casos se vuelvan a centralizar en un solo lugar especializado en el tema.

“Es un nuevo desafío el que se nos presenta porque los mismos prejuicios que existen en la sociedad, existen en el poder judicial, por eso se requiere una capacitación continua de todos los operadores judiciales”, reconoció a Télam Genoveva Cardinalli, titular de la Fiscalía especializada en Violencia de Género, sobre las dificultades que de ahora en más se abren para llevar adelante estos casos.

Cardinalli explicó que las mediaciones no pueden aplicarse porque obligan a la víctima a sentarse frente a su acosador.

“Es una relación de poder desigual entre los géneros y terminan distorsionando el fin de la ley, por eso se necesitan políticas públicas para desmantelar esta situación de poder”, agregó.

La ley de “prevención del acoso sexual en espacios públicos” fue aprobada en la Legislatura porteña el 7 de diciembre de 2016 y publicada en el Boletín Oficial el último 25 de enero, pero entrará en vigencia mañana ya que la norma fijaba un plazo de 120 días para capacitar al “personal del ministerio” de Seguridad que se ocupará de llevarla a la práctica.

Entre los fiscales reconocieron que esa capacitación todavía no se puso en práctica, mientras que la subsecretaria de Promoción Social del gobierno porteño, Itatí Canido, contó que hasta ahora sólo se pudo capacitar a las “cabezas de área” de la policía de la Ciudad.

“Son 128.000 agentes, nos resulta imposible capacitarlos a todos en 120 días, por eso es importante el trabajo sostenido que venimos haciendo con la brigada de género de la policía”, aseguró Canido.

Una muestra de la confusión que genera la implementación de la ley son las “poquísimas” consultas que desde la semana pasada se recibieron en el 0-800-66-8537 de la Ciudad donde se brinda asesoramiento sobre como realizar una denuncia.

Fuente: Clarín